Anuncios

Etapa I: dónde estoy y qué quiero alcanzar

La planificación a largo plazo no es pensar en decisiones futuras, sino en el futuro de las decisiones presentesPeter F. Drucker

Nuestra vida es un camino con situaciones que van mudando en función de la edad, el estado civil, los hijos,… De este modo, las prioridades que cada uno tenemos van cambiando según la naturaleza de cada cual y la situación en la que nos hallamos; a modo de ejemplo, ser propietarios o no, destinar el ahorro a viajar hoy, acumularlo para dar la vuelta al mundo en la jubilación, mejorar el nivel de vida,…

Por ello, en esta primera etapa de análisis de recursos y de determinación de objetivos es importante estar dedicados, concentrados, a su estudio y concreción. Si se comparte la vida con alguien es recomendable hacerlo juntos.

Los recursos son la parte que habilitan al resto pues son la diferencia entre los ingresos y los gastos cuyo resultante determina la capacidad de ahorro. Esto que puede parecer tan obvio deja de serlo al analizar nuestro entorno y al recordar frases como “vivir por encima de sus posibilidades”. En esta última década hemos hecho abuso del crédito perdiendo la conciencia que la deuda es una obligación que se contrae: la de reponer el capital solicitado. El endeudamiento no es un tema trivial, por ello merece y tendrá su apartado específico.

Como ingresos conceptuaremos cualquier entrada ordinaria de dinero procedente de: trabajo o rentas (inmobiliarias o mobiliarias, es decir, de inversiones). Situaciones extraordinarias (herencias, loterías,..) sólo intervienen una vez se producen.

Como gastos, ya saben, todo aquello que minore nuestra cuenta corriente de forma recurrente: facturas telefonía, luz, gas, hipoteca o alquiler, seguros contratados, alimentación y bebida (recomendable establecer un importe destinado a este concepto), vacaciones (sólo para aquellos casos en los que haya una partida anual destinada a ello)… Como no, incluiremos los impuestos en este apartado pues son parte fundamental en la determinación de nuestra renta disponible (muy menguada en estos últimos años merced a la abusiva subida tanto de los directos como de los indirectos tanto estatales como autonómicos -sobre todo en Catalunya- y locales).

Ropa, restaurantes, música, eventos,… vienen después. Les recomiendo hacer dos listas: la primera sin contarlos y, la segunda incluyéndolos. Sólo con esto ya tendrán un primer indicativo de por donde ahorrar más.

No busco que se priven de cosas pero sí que tomemos conciencia. Veremos, cuando determinemos los objetivos, que hay muchos recursos que podemos evitar consumir hoy y destinarlos al mañana. Además, en estos casos, jamás se ven comprometidas grandes cantidades de dinero que, en caso de guardarlas a objetivos futuros, nos permitirán alcanzarlos con mayor probabilidad; evitando, en caso de no hacerlo, desembolsar mayores sumas cuando llegue el momento.

Tampoco estaremos semanalmente controlando nuestra capacidad de ahorro pero sí es conveniente revisarla, al menos, un par de veces del año para conocer si hay desvíos o no y poder actuar en consecuencia.

Una vez determinada la capacidad de ahorro toca hacer lo propio con los objetivos. Sé bien que, al principio, es costoso. Por este motivo, les animo a que el tiempo que dediquen a su determinación lo hagan en un entorno relajado, dedicados a sí mismos, allí en donde se sientan mejor (tomando un café, en la playa,..). Así mismo, deben hacerlo junto con la persona que compartan sus vidas. Recuerden aquello que lo que no que suma, resta. En este caso, la no puesta en común de objetivos personales, comunes y familiares puede devenir en el gran obstáculo para su consecución.

Para la enumeración de los objetivos, les hago llegar un enlace a una de las páginas que la CNMV ha puesto a nuestro servicio y a la que acudo a menudo para realizar consultas (es una de las recomendaciones de este blog). En ella, pueden encontrar tanto su definición como la plantilla que pueden hacer servir.

Como verán existen multiplicidad de objetivos desde los personales (jubilación) hasta los comunes (universidad hijos, viaje familiar). Por eso, es importante que se obsequien con algo tan preciado como es el tiempo y que destinen el que sea necesario para identificar y enumerar aquello que les preocupe pues serán sólo ocupaciones una vez determinados y puestos en la hoja de ruta.

Los dos primeros objetivos los tenemos todos por igual. Así que, con su permiso, los escribo yo. Son el primero y el último. El resto, les pertenecen a todos y cada uno de Ustedes.

  1. Fondo de emergencia. Indispensable en toda economía y que sirve para cubrir toda situación imprevista.
  2. ….
  3. ….
  4. ….
  5. ….
  6. Jubilación (que trataremos más adelante)

¿Completan su lista?

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: