Anuncios

Método

Lograr aquello que has soñado te hace feliz pero, sobre todo, te hace feliz recordar el  esfuerzo empleado para lograrlo” – Rafael Nadal

¿Qué es el éxito? ¿En qué consiste la realización personal? ¿Es un momento en particular o es el resultado de una suma de acciones?

Si tienen la oportunidad de preguntarle a cualquiera que consideren que haya alcanzado su meta acerca de los elementos indispensables en su hoja de ruta, seguro que varias palabras se mezclarían en su respuesta: plan, esfuerzo, dedicación, rutina, pensamiento positivo, actitud, sacrificio, constancia, disciplina, tiempo… Pocos se atreverían a dar el azar como el gran responsable de su éxito.

Si viésemos las maneras en que han alcanzado sus metas nos daríamos cuenta que todos han seguido un mismo método (con diferentes nombres si se quiere), a saber: han planificado, actuado, controlado (verificando la adecuación de la acción a lo planificado) y corregido (si hacia falta). ¿Una vez? Ni mucho menos. Tantas como hicieran falta para llegar al objetivo propuesto (sea uno o varios. Si son varios, más repeticiones).

¿Por qué no copiar lo que funciona y replicarlo tantas veces como sea necesario? ¿Por qué no hacerlo con algo (el dinero) que nos va a acompañar y “condicionar” durante nuestra vida? ¿Por qué no convertimos el condicionante en una oportunidad de mejora?

En la planificación financiera, el método viene definido por las etapas de las mismas que, aunque las enumeramos en un post anterior, recordaremos a continuación:

  1. Planificación
  2. Implementación
  3. Seguimiento
  4. Revisión

La implementación tiene como objetivo, entre otros, el de evitar las sorpresas a mitad del camino. Tienen que leerse y comprenderse todos los contratos de cuantos servicios vayan a requerir para llevar al éxito su planificación. Por supuesto, los contratos deben contener las condiciones económicas de dichos servicios. Y, en último lugar, deben tener el mismo tamaño de letra mediana (prohibida la letra pequeña). Si no se entiende, tan sencillo como no firmar.

Una vez revisado y aceptado, deben decidir cuándo empiezan. Puedo pasarme cada día diciendo que quiero tener un millón de euros cuando me jubile y cuando cumpla 65 (67) tener cero sino empiezo a ahorrar desde ya. No basta con planificar sino hay que hacer.

Así mismo, también dentro de la implementación, deben comprobar la ejecución de lo contratado en el tiempo y la forma que lo hayan pactado.

Es imprescindible establecer un seguimiento, una dinámica de reuniones y entrega de información. Este punto es fundamental. La obligación no desaparece con la contratación. La obligación nace del contrato. Por lo tanto, hasta que expire deben darse reuniones periódicas (tantas como les sean necesarias) en las que poder recordar y tratar sobre cuantos servicios hayan contratado.

Así como nuestras circunstancias vitales o las de nuestro entorno cambian y nos vemos obligados a tomar decisiones, la planificación financiera es 100% sensible a las mismas. Por este motivo, hay que establecer un espacio en el que se someta a revisión el plan táctico establecido y en el que se introduzcan cambios, si es el caso, para adaptarlo a las nuevas circunstancias.

Es imperativo que le añadan disciplina y tiempo. En caso contrario, seguro que no llegarán al objetivo programado. Si alguna vez algo no les cuadra, es tan sencillo como repasar cada una las etapas y comprobar la realización de las mismas.

Disfruten de la semana.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: