Anuncios

Especialización

Usted me preguntará qué y cuándo comprar pero no cuándo vender” – Jordi Martí, fundador de Qrenta AV y gestor de patrimonios,

Después de todo lo acontecido es difícil despertarse con noticias como la aparecida en el medio digital “La Información” en la que afirman, al respecto de la banca privada, y cito textualmente, que “la banca comercial concentraba el 78 % del patrimonio total gestionado”. ¿78%? Menos mal que la gran banca ha sido demonizada y señalada por todos..

Sólo un 4% de ése patrimonio está en manos de entidades no bancarias. Tremendo. Envidio la capacidad de la banca para reinventar su marketing. Tan sólo equiparable a la alta cocina que es capaz de cambiarte la típica carne rebozada por empanedado de ternera con reducción de aceite.

Es cierto, gracias a esta crisis, la gran banca ha conseguido eliminar las cajas de ahorro, eliminar competidores y concentrar negocio. ¿Concentrar? Sí, ganar más cuota mercado y, consecuentemente, controlar más el mercado.

Pero nada ha cambiado. En nuestro sector, el financiero, todo continúa siendo un mar de egos y de absurdos proteccionismos. Digo absurdos con buen tino. ¿Qué mal hay en reconocer que la entidad x es experta en gestión de renta fija? ¿No queremos lo mejor para el cliente? ¿Y prevenirle de un servicio adecuado a sus intereses es protegerle?.

Hace tiempo vengo (bueno, venimos no sea que Juan Carlos me diga algo) defendiendo la necesidad que todos los actores del mercado convengamos en la necesidad de crear sinergias. Lo cité en un post anterior y hoy pretendo ampliarlo.

Para defender nuestra profesión solemos acudir  a símiles con otras profesiones para ilustrar la necesidad de la especialización. En los médicos, el médico de cabecera ha sido sustituido por el dermatólogo para temas relacionados con la piel al cual no se te ocurra preguntarle nada acerca de una posible irritación de garganta (exagerando un poco) o al abogado penalista preguntarle algo acerca de malversación de fondos (¡!).

En el sector financiero ocurre exactamente lo mismo. No hay nada malo en reconocer las limitaciones. Máxime cuando éstas son las exponentes de tus bondades. De ahí, la frase que encabeza el presente artículo y cuya afirmación es una declaración de principios. Los asesores financieros estamos para construir, para aportar valor al patrimonio que nos confían los clientes y para aislarlos del ruido. Para eso, para seguir las tendencias y las modas ya existen herramientas y entidades suficientes. Ahí no podemos aportar valor alguno.

Desconfíe, por lo tanto, de aquel que le diga que tiene soluciones para todo. No existe. Dejemos el supermercado para la distribución de bienes de primera necesidad y llevemos las finanzas personales y familiares hacia las tiendas especializadas. ¿Acaso no acude Usted al mercado cuando quiere una pieza alimenticia concreta y de calidad? ¿Qué ha ocurrido para que no se tome con la misma especialización su dinero que su comida?

Por nuestra parte, es necesario que EAFIS, Sociedades Gestoras, Agencias de Valores, Sociedades de Valores, y, sobretodo, Banca converjamos a un modelo en el que el único valor sea dar servicio al cliente y que nuestro único propósito sea aportarle especialización en la parte de cartera que nos confíe o confiemos. Hemos de abrir la mente: sumar esfuerzos en pro de una confianza. Dejemos las medallas, los ránkings y los honores. Alimentan egos y consumen reservas. Por nuestra parte, decir que ya hemos hecho algún movimiento en este sentido y que, en breve, podremos presentar el primer fondo de inversión que aúna en sí a dos estilos de gestión de autor claramente diferenciados entre sí al ser uno especializado en renta fija y el otro en variable.

Atrévanse a levantar la cabeza cuando vayan por la calle. Entren en los despachos ubicados en plantas superiores a las de los locales comerciales ocupados por las oficinas bancarias y cuya insignia se identifiquen como alguna de las mencionadas en el párrafo anterior. Póngannos a prueba.

Nuestro único reto es darles valor.

Disfruten del viernes y muy buen fin de semana

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: