Anuncios

Nuevo modelo financiero: Pactemos

Hay que defender la vocación como algo normal”Toni Segarra

Existen momentos preciados que invitan a la reflexión. Momentos en los que convergen distintas realidades y que hay que interpretar. A menudo son señales que invitan a la pausa, a la reflexión y a la mejor actuación.

Ahora estamos en uno de esos momentos. Así que pactemos.

Tenemos una confluencia casi única en el mercado tanto de deuda como de renta variable (ex MAB). En ambos vamos a tener el mismo escenario de exceso de liquidez esperando nuevas oportunidades. En el primero, los bajos tipos de interés hacen difícil encontrar activos que aporten valor. Muchas entidades están amortizando su deuda pues ahora pueden financiarse a un tipo muy inferior. Recordemos que el bono español a 5 años está en el 1’36% y el de 1o años se sitúa en el 2’5%.

En el segundo mercado, el de renta variable, se dan, a la vez, dos circunstancias: por un lado, vuelve a haber mucho dinero con ganas de entrar y entrar en todo (incluso inmobiliario). En este sentido, es como si se quisiera recuperar en un tiempo récord todas las rentabilidades que la crisis no nos dio. Así que pactemos.

La segunda circunstancia que confluye en el mercado de renta variable es la espera de la inminente corrección. Hemos subido tanto, un 35% con respecto a hace un año (y por no hablar de los mínimos registrados en 2012). Los técnicos están con lo de siempre, con ese 50% de probabilidades, o corrección o ruptura de resistencias. En este sentido, les recomiendo la lectura del artículo de Pedro Calvo publicado el 15/06/2014 en El Confidencial cuyo enlace les comparto.

Lo que nadie discute en ningún mercado es que el ánimo es alcista. Si bien queda mucho por andar en la economía real. Así que pactemos.

Previo a desvelar el pacto, apreciemos las nuevas oportunidades que esta crisis nos ha dado. A nivel de inversión, y ya lo hemos comentado en diferentes posts de este blog, tenemos el Mercado Alternativo Bursátil. Alternativo tanto para las empresas pues encuentran en el capital privado la ayuda que la banca les negaba como para los inversores que encuentran la oportunidad de participar en proyectos en plena fase expansiva y cuya valoración es, en principio, pura pues sólo tiene en cuenta los fundamentales de las empresas.

Las alternativas en este sentido van creciendo. Ya aparecen fondos cuyo objetivo es ayudar a las empresas a refinanciarse. Claro ejemplo es la reciente operación de Deoleo que le ha permitido obtener los 600 millones que precisaba. Si quieren el detalle, aquí tienen un magnífico post de Carlos Guerrero.

Otra gran lección, la más valiosa, que nos ha dado la crisis es que los protagonistas, los clientes han vuelto a recuperar el centro. Ya vimos en “Banca..¿2020?” que el gran objetivo de la banca es recuperar la confianza del cliente y para conseguirlo es indispensable volcarse en la adecuación de la cartera a las necesidades y objetivos que éstos tengan.

Pactemos porque las prisas nunca fueron buenas consejeras y porque la crisis ocurrió por algo. Podríamos converger en que el denominador común fue el exceso. En todo. Así que no queramos disparar a todo en pro de ganar y ganar, sumar y sumar y aprovechemos lo vivido para establecer la hoja de ruta.

En esa hoja de ruta todo el mundo debe ocupar el lugar que le corresponde. Los clientes, los ciudadanos deben preocuparse por analizar bien sus objetivos y necesidades a fin de poder cubrir cada uno de ellos. Deben aprovechar lo vivido para acercarse más al sector financiero. El único implicado en la gestión de su dinero. Aquél que tantos esfuerzos comporta para su acumulación. El acercarse no es ir al banco sino conocer los distintos elementos que conforman aquél sector.

Nosotros, los actores del mercado hemos de hacer más claro este sector lleno de tecnicismos y anglicismos que hacen que su comprensión sea más difícil. Así mismo, hemos de establecer sinergias entre todos. No podemos disparar a todo con la excusa del mejor servicio al cliente pues a costa de éste penalizamos su rentabilidad por la no especialización.

Así que pactemos. El momento es único y propicio.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: