Anuncios

Elena Yepes (Parte I)

Inauguramos hoy esta nueva sección en nuestro blog denominada “Nombres Propios” en donde tendrán cabida todos aquellos profesionales, de nuestro sector o no, que, a nuestra consideración, nos aportan dimensión y perspectiva.

Es un honor inmenso que la primera persona sea Elena Yepes. Más allá de todo lo que podamos decir basta leer sus pensamientos para entender por qué es un referente para nosotros.

Dada la extensión de la entrevista, hemos decidido hacer diferentes bloques de la misma. Hoy les ofrecemos la primera parte.


Las Finanzas Cambian (LFC en adelante): En primer lugar, gracias, como siempre, Elena por el apoyo que nos brindas tanto en nuestro blog como en nuestra actividad profesional. Sin duda, eres una referencia muy clara para nosotros por los conocimientos que atesoras y por el uso y orden que haces de los mismos. Todo un privilegio tenerte cerca.

Elena Yepes Evangelista es asesora financiera independiente cuyas áreas de especialización son el asesoramiento patrimonial, el corporate finance, la financiación y la re-financiación, la supervisión financiera, la re-estructuración y el senior advisory. Además, en sus ratos libres ejerce de docente en entidades financieras, ESADE y otras instituciones como profesora asociada de EFPA. Les invitamos a visitar su web.

Comencemos el viaje:

LFC: Dilatada experiencia en el sector financiero. Desde tus inicios en la Bolsa al actual ejercicio independiente del asesoramiento financiero en todos sus posibles campos de actuación. ¿Cuál ha sido el motor del cambio en tu trayectoria? ¿Por qué actuar como independiente?

Elena Yepes (EYE en adelante): Mis inicios en Bolsa se deben a la casualidad y tenían vocación temporal, aunque aterrizar con 18 años en el mercado de capitales un año antes del crash del 87 convirtió esa casualidad temporal en causalidad permanente. España estaba emergiendo en el sector, la Bolsa era un auténtico casino, con arbitrajes fáciles, regulación muy escasa, en la que los operadores tenían más poder que los Agentes de Cambio y Bolsa. Llegó el crash y se acabó la fiesta para muchos, a la vez que empezaron las oportunidades para muchísimos más, mejor preparados y con visión de negocio más que de inmediatez.

No me interesa mucho la ejecución transaccional y me aterroriza el dinero fácil; mis primeras operaciones bursátiles fueron tan fáciles, sin poner dinero y consiguiendo en un día lo que cobraba en un mes, que me fuí alejando del escenario para profundizar en la gestión y la estructuración de ésta. Aparecieron los fondos de inversión, las mesas de tesorería, los derivados, la banca privada…., realicé mi formación en finanzas de forma simultánea a mi carrera profesional, algo que inicialmente me incomodaba (no tener carrera universitaria y ser considerada buena profesional), pero que me sirvió para extraer mucha comprensión a lo que hacía y a lo que aprendía a la vez.

El primer resorte en mi proceso hasta llegar a lo que me dedico actualmente fue irme de una gran entidad en la que tenía mi puesto asegurado en una de las tesorerías más importantes del país, porque no estaba motivada con lo que hacía. Escogí el riesgo de pasar a una entidad menor porque quería evolucionar y no quedarme estancada en la comodidad. El paso definitivo a la independencia (o colaboración independiente), fue en otoño 2005 cuando estaba en proceso de salida agrupada de una entidad financiera, dejaba de ser empleada de una “marca”, y un cliente me contrató precisamente porque ya no estaba representando a esa marca y podía (junto al equipo que nos externalizábamos), ayudarle en un complejo proceso de venta de empresa y creación de una estructura de family office. Ese hecho cambió radicalmente la forma de verme en mi profesión porque dejaba de estar remunerada por una entidad y pasaba a estarlo por un cliente. Le dije a mi jefe que yo quería dedicarme a asesorar, quería analizar y entender el conjunto para ser capaz de ofrecer mejor servicio, productos y resultados a los inversores. Te debes a quien te paga más que a quien te contrata, especialmente en estructuras pequeñas y medianas.

Desde entonces adquirí especialización en cada uno de los ámbitos que ahora desarrollo. En octubre de 2012, de nuevo escogí el riesgo de hacerme totalmente independiente (sin cartera de clientes previa), a seguir en una estructura de family office en la que podía acomodarme económicamente y esperar un momento más adecuado para saltar a la independencia. Creo que mi personalidad busca cambios incómodos para obligarme a ser más eficaz y aprovechar al máximo los recursos que acumulo. Todas las personas e instituciones con y en las que he trabajado han sido fundamentales para consolidarme como profesional independiente.

LFC: ¿Cómo ves el sector? ¿A qué van a obligar las distintas directivas y normas europeas?

EYE: El sector de forma generalizada lo veo en una profunda reestructuración o quizás sea mejor decir en una revolución. El sector bancario sabe que tiene que reconvertirse pero se resiste a hacerlo, sufre el síndrome de Peter Pan y va cubriendo sus carencias a base de negociaciones inteligentes (la inmadurez no está asociada a la estupidez, más bien lo contrario), con papá Estado y mamá Supervisora. Ha existido mucha comodidad, subvencionada y remunerada a tasas indecentes, el exceso de dinero en manos inteligentes lleva al poder y el poder a la resistencia al cambio.

En el mundo occidental y especialmente en Europa estamos financiando una estructura de entidades crediticia sobredimensionada e ineficaz, cargada de buenos profesionales que han perdido la perspectiva y luchan sólo por mantener su posición en un modelo de negocio que mayoritariamente no se dedica a lo que justifica su existencia: intermediar con y sin transformación de recursos monetarios y activos financieros. Los bancos podrían ser un “apple store” y los equipos directivos de los bancos tendrían una estrategia muy bien definida para ser atractivos al público, generar una cultura de empresa entre sus empleados y hacer caja al final de cada jornada laboral.

Las normativas y directivas europeas van a obligar sobretodo a hacer mucho papeleo, a que los empleados y directivos tengan más preocupación por lo que hacen y a que los servicios legales internos y externos acumulen mucho más trabajo. Normalmente, a más regulación tendemos a destinar nuestras energías y conocimientos a buscar las grietas que nos permitan seguir generando oportunidades fuera del territorio vigilado. Un gran amigo banquero habla del “shadow banking” que no es más que esa reorganización que cualquier sistema social y económico con medios genera por sí misma cuando el original ha degenerado y se está bloqueando con normativas poco transformadoras.

LFC: En varios de nuestros artículos hemos señalado la necesidad que los diferentes actores del mercado establezcamos sinergias para mejorar el servicio al cliente. Cosa que ya ocurre en otras profesiones como en la de los abogados. ¿Qué opinión tienes al respecto?

EYE: Forma parte del progreso en cualquier actividad y además se hace necesario porque somos muchos tanto en el lado de la demanda como en el de la oferta. En el mercado norteamericano existen las figuras de intermediarios y asesores desde mediados del siglo pasado, porque la cultura del $$$ incorpora la necesidad de contratar a especialistas que harán que tus inversiones sean más apropiadas, después hace falta que se haga bien…En las culturas latinas-europeas, nos interesa menos la parte financiera de la vida aunque nos hemos dado cuenta de que para disfrutar de ésta tenemos que administrarnos mejor. El profesional financiero está poco valorado porque no se ha constituido como una necesidad original, como lo es el abogado que después se ha subdividido en mercantilista, fiscalista, etc. El profesional financiero no ha existido ya que estaba suplantado por un ente no personalizado “el banco” y ésto nos ha confundido incluso a los que nos hemos desarrollado profesionalmente en el sector.

Ahora sería bueno definir posiciones, como en un equipo de fútbol, distribuir las tareas y colaborar: un banco debe recomendar, habiendo clasificado bien sus productos (como en apple store) y siempre estará orientado a vender, con buenos comerciales que conocen técnicamente el producto; una ESI debe gestionar, dibujando el patrón financiero adecuado para cada tipología de inversor y puede asesorar como servicio de valor añadido en el que se confía el cliente porque está dispuesto a delegar la administración de sus inversiones y patrimonio a un profesional experto que sabrá ofrecerle las soluciones de forma directa o mediante colaboración con otros agentes financieros. Los productos tienen un coste de fabricación, la gestión conlleva un coste de ejecución y el asesoramiento implica una remuneración para obtener un resultado financiero optimizado y muy personalizado. La moda y la gastronomía son buenos ejemplos para definir la estratificación a consolidar en el sector financiero.

LFC: Hace unos meses tuvimos ocasión de realizar contigo la formación en asesoramiento financiero. En su primera parte, nos centramos en el asesoramiento patrimonial ¿Por qué es importante la planificación financiera?

EYE: En primer lugar porque la vida es muy larga y tenemos poca conciencia de la incertidumbre. Sea cual sea la situación económica y patrimonial de un individuo de clase media, media-alta y alta, resulta útil realizar una revisión de las necesidades monetarias que se van a requerir en el futuro inmediato y a largo plazo, analizando de forma simultánea cuáles son o van a ser las fuentes de obtención de los recursos que las van a cubrir. Vivimos intensamente en el cortoplacismo, es casi una imposición de la sociedad, pero hace falta proyectar nuestra vida a 5 – 10 – 20 años, tal y como hacíamos cuando éramos pequeños.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

4 comments On Elena Yepes (Parte I)

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: