Anuncios

Consciencia del riesgo

Quien no tiene alas no debe tenderse sobre abismos.” – cita atribuida a Friedrich Nietzsche

Ayer la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) publicó la nueva clasificación de los productos financieros según riesgo y complejidad que toda entidad deberá incluir tanto en la información precontractual como en la publicidad que hagan de los mismos.

Cabe destacar, como bien indica el citado documento que el objetivo de esta nueva clasificación es reforzar la protección del inversor minorista.

Previo al análisis, les hago partícipes de dicha clasificación:CNMV

Parte importarte es la introducción de los signos de exclamación y las imágenes de los candados que constituyen advertencias sobre la liquidez y la complejidad. Sin duda, características muy significativas a tener en cuenta.

Por otro lado, la clasificación de la A hasta la E tiene el significado siguiente:

Clasificación

Veremos como y dónde lo incluyen. Lo que sí está claro es que, en un mundo de imágenes y donde desmerecemos la letra pequeña, los colores, las señales, los semáforos constituyen, visualmente, alertas muy significativas y que todos, en cualquier lenguaje, entendemos.

Obsta decir que la mejor advertencia es la del sentido común: si no entiende lo que se va a contratar, ¿para qué lo suscribe? ¿para ganar en preocupaciones? No tiene que ser todo tan complicado. Los productos financieros, que hay muchos (el sector ha demostrado su capacidad por crear y también por retorcer lo creado. Y no tiene límites. Para prueba el artículo publicado por Alberto Artero en El Confidencial bajo el título (bastante elocuente) “Otro elemento recuerda peligrosamente al ‘pre-crash’ de 2007” -gracias Elena por compartir-), deben ayudarles a conseguir su planificación financiera. Son un medio. Nada más.

Todos queremos dos dígitos anuales de rentabilidad pero no todos somos capaces de asumir lo que ello significa. No basta con ser conocedor del riesgo, hay que entenderlo y saber sus consecuencias. Tal y como expresaba Elena Yepes en la entrevista que le hicimos: Los tres factores inherentes a la actividad de invertir son: Rentabilidad, Riesgo y Liquidez. Habitualmente nos quedamos en el primero, que es el importante si todo va como se espera y con el sesgo optimista que incorporamos al tomar una decisión; pero resulta que los dos factores que pasamos por alto, son los que van a condicionar nuestro bienestar económico, esto es, la utilidad de la inversión realizada ante imprevistos.

La CNMV da un paso más y especifica que cuando el inversor vaya a contratar un producto de los considerados “especialmente complejos”, las entidades deben incluir el texto siguiente. Por cierto, dicho redactado parece más una cura en salud para la propia CNMV que no una defensa del inversor. Juzguen Ustedes, dice así: “Advertencia de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (no de su banco ni de su sociedad gestora ni de su agencia de valores ni de cualesquiera otro que les comercialicen el producto): Esta operación XXX se refiere a un instrumento financiero especialmente complejo. La CNMV considera no adecuada su adquisición por inversores no profesionales“.

A este respecto, recuerden la máxima de Warren Buffet: “Derivatives are financial weapons of mass destruction” (los derivados son armas financieras de destrucción masiva).

Además de firmar dicha advertencia la CNMV indica que, en esos casos de contratación de productos complejos, los clientes, de su puño y letra, deberán incluir el texto: “Producto no adecuado para inversores profesionales. Esto último no me parece tan mal. Cuando escribimos algo somos más conscientes (o deberíamos).

Tengamos consciencia del riesgo y actuemos en consecuencia.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

0 comments On Consciencia del riesgo

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: