Anuncios

Luis Vicente Muñoz

Nessun dorma! Nessun dorma! | Tu pure, o Principessa, Nella tua fredda stanza | Guardi le stelle |Che tremano d’amore e di speranza..” – extracto de Nessun Dorma, aria de Giacomo Puccini.

Interesante país el nuestro en el que sólo los escándalos y las conductas de dudosa ética son virales. De entre toda la maraña, y sin necesidad de rascar mucho, encuentras personas en nuestra sociedad, empresarios (y/o emprendendores, ¿no es lo mismo acaso?), periodistas, sacerdotes y monjas,…, comprometidos con aportar a la sociedad.

Hoy tenemos el gran honor de poder entrevistar al periodista de referencia en el periodismo económico y financiero, con el que nos despertamos cada mañana desde hace muchísimos años mientras suena la incomparable, inmejorable y única aria Nessun dorma (colosal última pieza de la ópera Turandot y que alcanzaba cotas jamás soñadas cuando la interpretaba Pavarotti). Con él descubrimos las claves del día y debatimos en la tertulia capital. Comprometido con el periodismo imparcial, con los ciudadanos y no con defender ideología política alguna, decidió hace poco menos de un año emprender y fundar Capital Radio para lograr mantener ese compromiso y ser fiel a sí mismo.

Luis Vicente Muñoz, enorme ilusión cuando recibimos la conformidad a la entrevista. Es un gran honor poder acercarnos a quien nos acompaña en cada amanecer y cuyas opiniones y programa radiofónico son un gran referente.

Las Finanzas Cambian (en adelante, LFC): En primer lugar, felicidades por Capital Radio. ¿qué le impulsó a ello?

Luis Vicente Muñoz (LVM en adelante): La vocación y la necesidad. Me refiero a la vocación como una fuerza interior que te impulsa a hacer algo verdadero, no sólo por trabajar u ocupar tu tiempo profesionalmente, sino a aportar algo a la sociedad. Y la necesidad, porque el anterior proyecto en el que participaba tuvo un final decepcionante, y me produjo un importante quebranto económico, además de una pérdida de confianza.

LFC: Tantos años hablando y tratando con empresarios ¿Cómo lo ve ahora desde el otro lado de la barrera? ¿Qué supone emprender y ser empresario en tiempos de crisis?

LVM: Tal y como me lo contaban. Ser empresario de ley es una heroicidad. Todo el mundo piensa que hacer empresa es, simplemente, fabricar las cosas que vendes o prestar determinados servicios. ¡Ojalá! Una buena parte de tu tiempo y tu esfuerzo se lo lleva cierta burocracia absurda, y más de la tercera parte de la apuesta económica queda fulminada por los distintos tipos de tasas e impuestos. Es particularmente doloroso pagar los impuestos por tener trabajadores. Nosotros podríamos tener más profesionales, o mejor pagados, si no fuesen tan altos esos cargos.

LFC: ¿Qué hitos se ha marcado con Capital Radio?

LVM: El primero, hacer posible un medio de comunicación de profesionales, libre e independiente de verdad de ideologías políticas, religiosas o sociales, sin deudas ni favores debidos. El segundo, una apuesta franca por la transparencia, que incluye un código ético de exquisita aplicación con los anunciantes. Nuestros clientes tienen la garantía, que incluso se recoge en nuestros estatutos societarios, de que existe un muro entre lo comercial y la información. Proponemos una relación más sana entre el periodismo y las empresas anunciantes, e ir dejando atrás malas prácticas, a mi juicio, demasiado extendidas. Y el tercero, que será el fundamental, ofrecer a la sociedad una radio nueva, fresca, sin fronteras, llena de ideas inspiradoras y ánimo estimulante.

LFC: Actualmente, los medios dedican mayor espacio a la economía y las finanzas. No sólo el escrito sino también, el que Usted representa, radiofónico (en donde contamos con ofertas como la suya y otras especializadas) y numerosas horas (incluso en prime time) dedicadas a tertulias económicas tanto en la radio como en la televisión. ¿Cree que es circunstancial o han venido para quedarse?

LVM: Opino que han llegado por las circunstancias, por el boom económico primero y luego por la crisis, pero están para quedarse. Es estupendo que suceda, porque la sociedad está muy necesitada de cultura financiera y de formación crítica al respecto. Casi todo el mundo sabe cuando un restaurante es muy bueno, pero casi nadie cuándo un fondo de inversión lo es y porqué. Ahora, me gustaría que además del espacio creciente de contenidos económicos, mejorara el rigor con que se tratan. La economía no se puede comentar como el fútbol, el corazón o, si me apuras, como la política. Con la economía se producen hoy día los engaños más extendidos.

LFC: Desde su butaca privilegiada como observador del mundo económico-financiero, ¿qué opinión le merece el panorama actual?

LVM: Como observador, permanezco fascinado ante lo nuevo, lo inesperado. Los periodistas tenemos una frase “la realidad es tozuda” que nos enseña que la verdad está ahí, paralela a lo que la gente quiere ver en ella. El panorama actual nos muestra un cambio de época muy profundo, es mucho más que una crisis. El mundo se está reequilibrando, y eso lleva a algunas sociedades menos flexibles a estancarse (Japón, Europa). Aquí donde vivimos, vamos a menos. Estamos bajando escalones y esto nos obliga a un volver a empezar. Se equivoca quien espera retomar la vida donde la dejamos antes de la crisis financiera. Estamos aprendiendo una gran lección vital, con dolor.

LFC: Añadidas la prostitución y las drogas al PIB, ¿deberíamos añadir la corrupción?

LVM: Pues sí, y así completaríamos el enorme capítulo de la economía “B”. Estas cosas existen, y son actividades económicas, que mueven recursos mucho más allá de lo que nuestra hipocresía social nos permite reconocer. Siempre han acompañado a la humanidad. Creo que es bueno reconocerlas, lo que no significa que dejemos de combatirlas. Cuanto mejor se conozcan, más eficientes podremos ser en la lucha contra ellas.

LFC: Juan Ignacio Crespo, en su último libro “Cómo acabar de una vez por todas con los mercados”, prevé una nueva recesión previo al inicio de la verdadera fase de crecimiento sostenido. A esta teoría, se han unido distintas voces. ¿Cuál es su visión?

LVM: Juan Ignacio Crespo es una de las voces más respetadas que tiene España en el análisis de las proyecciones económicas. Comprendo su visión y, a enorme distancia de su alta capacidad intelectual, la comparto. Fui testigo personal en el 2008 de su predicción de la terrible crisis financiera que se avecinaba (lo adelantó en mi programa de televisión), y estoy seguro de la finura de sus observaciones. Tomando alguna distancia de los indicadores y gráficos que utiliza, creo que cuadra con la coyuntura de la transformación global que introduce el mundo conectado (big data) y el crecimiento de las clases medias en los países emergentes. Para dejar lugar a lo nuevo, aún queda saneamiento por hacer.

LFC: Estamos viendo dos tipos de políticas: las expansivas y las de contención del gasto. En las primeras, tendríamos a Estados Unidos y Japón y en las últimas a Alemania. ¿Cree que los últimos datos sobre la economía nipona dan la razón a los que apuestan por la segunda?

LVM: A juzgar por los hechos, es evidente. Creo que nadie puede estar seguro de las recetas a aplicar, porque las variables cambian a cada instante, y la flexibilidad de los gobiernos, de las sociedades sigue siendo muy distinta según donde miremos. Lo digo, porque la misma medida produce efectos diferentes en Estados Unidos y en Japón. Si miras con detenimiento, observamos que la varita mágica no existe, pero sí comprobamos que la flexibilidad te permite atravesar más rápidamente las etapas. A veces veo más física que economía: si el peso te hace perder altura, lo que debes hacer es soltar lastre, al tiempo que agitar más rápidamente las alas. Si no sueltas peso suficiente, te agotas, ¿no? El peso se llama gasto del estado y deuda pública (déficit)

LFC: Gracias a la restricción en la concesión de créditos por parte de la Banca han ganado protagonismo en los últimos años sistemas alternativos de financiación para empresas pero, aún, su presencia es algo residual. Eliminado el caso Gowex, que es una estafa y que ya hemos vivido en otros mercados, incluso con más regulación, ¿no hay un interés desmesurado en acabar con el MAB? A fin de cuentas, está en una etapa adolescente y comete los errores propios de un mercado aún poco maduro.

LVM: Creo que hay que defender el MAB. Al igual que cualquier canal paralelo al bancario, como el crowdfunding, business angels, capital riesgo, etc. Las empresas necesitan alternativas para financiarse y poder vivir. Y el riesgo es una parte inherente de la actividad empresarial, lo que mismo que en el deporte o en el resto de la vida. Lo que debemos hacer es trabajar bien. Cuidar los procedimientos y ser muy exigentes con los mecanismos de control. De los fallos se aprende, no se abandona.

LFC: Hablemos de finanzas personales: ¿Es necesaria la figura del asesor financiero independiente en nuestro país? ¿Por qué? ¿Estamos preparados culturalmente para ello?

LVM: Es muy necesaria. Vivimos en un país en el que confiamos en el vendedor. Si le preguntas al frutero si es buena su fruta, ¡qué te va a decir! Y si necesita dar salida a una partida de plátanos, pues intentará colocártelos. Eso ocurre igual con los vendedores de productos financieros. Nos falta cultura, sentido crítico y práctica en la comparación de ofertas. Un asesor personal hace ese trabajo por nosotros y, al tiempo, nos enseña a entender qué queremos o qué necesitamos. Su éxito es que nosotros ganemos, no quien nos vende sus productos. El problema es que no damos valor a ese trabajo, pero lo tiene. Aunque, el mundo tecnológico va tan rápido, que me temo que los robots van a quitar buena parte de la oportunidad a estos profesionales en menos tiempo de lo que suponen.

LFC: Antes de realizar cualquier inversión, ¿qué factores son claves a tener en cuenta? ¿Por qué?

LVM: El primero es el axioma de Warren Buffet: no inviertas en algo que no entiendes. Eso te obliga a conocer el riesgo de lo que haces y evita que seas engañado. Aún así, la prueba de que funciona es si duermes bien, si estás tranquilo con tener tu dinero en ese lugar. Y la segunda clave universal es, como nadie es perfecto, diversificar. Así es más improbable que te vaya mal en todo. Sentido común en estado puro. Recomiendo tener en cuenta los espíritus animales que habitan nuestro interior; en particular el “instinto manada”, que nos lleva a querer hacer lo mismo que los demás para no sentirnos al margen. Ese es muy peligroso en la inversión.

LFC: ¿A quien considera que deberíamos entrevistar en el blog? ¿Por qué?

LVM: Admiro y aprendo de muchas personas cercanas. El citado Juan Ignacio Crespo es uno de ellos. Podría citar decenas de nombres, pero como sugerencia, propongo a Luis Garicano, David Cano o Jüergen Dongues.

LFC: Díganos una pregunta para formularle de su parte.

(LFC: no desvelaremos la más que interesante pregunta hasta tener la oportunidad de formularla a alguno de los grandes nombres que nos ha mencionado)

LFC: Si quiere comentar algo más, esta es su casa. Añada lo que quiera.

LVM: La economía es un ser salvaje, difícil de domesticar. Nos empeñamos en dirigirla, pero siempre nos sorprende con movimientos inesperados. Es una red, que reacciona a todos los estímulos que recibe. No nos queda sino ser flexibles, adaptarnos a ella, y vivir.


Muchas reflexiones nos deja Luis Vicente Muñoz en este primer encuentro (a buen seguro tendremos más). De nuevo, gracias por enriquecernos y por hacer de este blog un espacio tan vivo.

Seguiremos caminando y seguiremos mejorando.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: