Anuncios

MAB: el primer paso a un gran mercado

I think you have to learn that there’s a company behind every stock, and that there’s only one real reason why stocks go up. Companies go from doing poorly to doing well or small companies grow to large companies.” – Peter Lynch

Estamos a pocos días de cerrar el año y, como siempre, aunque pretendas lo contrario, reflexionas acerca de lo vivido: sonríes con los buenas o exitosas acciones y frunces el ceño con los errores. Por nuestro adn, a buen seguro, hasta llegas casi a la tenebrosa y pesada sensación de culpa. Reflexiona, sí y hazlo sin subjetividades pues cualquier conclusión objetiva de objetiva podría verse nublada.

La semana pasada tuve ocasión de asistir a la Demo Day de Fundación Inlea en la que, entre otros, participó como ponente Ignasi Costas, abogado y socio de Rosseaud, Costas & Durán. En su intervención dijo que una de las cosas que nos queda por aprender en nuestro ecosistema inversor (y quizás como sociedad añado) es el “derecho a equivocarnos” (tanto en sentido propio como ajeno). Como ejemplo puso lo sucedido con Edreams y Softonic.

Somos poco dados al aplauso y al reconocimiento en el éxito y, en cambio, muy solidarios en la crítica cuando alguien, empresa o particular, “fracasa”. Casi acudimos en tropel para asegurar el estoque.

Situación parecida es la que ha vivido el MAB en 2014 que, a pesar de todo, ha demostrado que está vivo, que es necesario para las PYMES y que la sociedad no es ajena a él. Así, en 2013, hablabas de este mercado en las reuniones y te miraban extrañados y, en julio de 2014, parecía que todos eran accionistas de Gowex.

Y desde ese instante las críticas al mercado no han cesado e incluso hay quien cuestiona su pervivencia recordando, para sustentar sus afirmaciones, los otros casos de fracasos habidos en el MAB.

Si es un inversor quien lo dice puede hasta entenderse. Si bien, la recomendación para futuras es que, en cualquier mercado, antes de entrar debe escoger cómo hacerlo y qué estrategia va a seguir. Si tiene tiempo para el análisis que lo haga y base su elección en el pormenorizado estudio de los fundamentales de las compañías y poniendo en juicio cuanto lee. Dicho ejercicio deberá hacerlo regularmente mientras esté invertido. Si carece de tiempo y no tiene miedo a delegar debe dejarse acompañar por un profesional. Si ni tiene ese tiempo para el análisis y no se fía de nadie mejor apueste por un índice cotizado y olvídese. El mercado de acciones no es para Usted. Y si compra una acción, sea de la compañía y mercado que sea, no espere el retorno de inmediato. Su inversión es a largo plazo. Si Usted no lo es y tiene algún empresario dígale que le comparta su experiencia.

Si quien hace esa afirmación es un “profesional” del sector financiero ya me empieza a preocupar. Como si las estafas, la corrupción y la mala gestión fueran exclusivas del MAB. Ya. En este punto, aunque no les guste, tienen mucha responsabilidad los reguladores del mercado que, por querer que éste mercado creciera rápido, lo han puesto casi en peligro admitiendo a cotizar a empresas que no cumplían con los estándares de calidad. Así no sólo hemos visto como empresas dejaban de cotizar sino que, también, hemos asistido a expulsiones de asesores registrados. ¿Falta de experiencia del regulador? En principio, no.

Este fin de semana, Expansión, en su suplemento “Fin de Semana” ha publicado un artículo tan bueno como oportuno cuyo titular reza como sigue: “Las empresas, menos dependientes de la banca”. Su primer párrafo dice así: “La desintermediación financiera es el tema de moda en Europa y está cobrando cada vez más velocidad. Muchas empresas han apreciado por fin la ventaja de acceder a fuentes alternativas al crédito bancario para rebajar sus costes de financiación. A otras, no les ha quedado más remedio porque les han cerrado el grifo en medio del proceso de desapalancamiento que vive el sector financiero y las exigencias de capital que impone la nueva regulación. “

Obviamente, los de interés actuales han sido aprovechados por muchas empresas para acudir directamente al mercado para lograr la financiación necesaria. El sistema más socorrido ha sido la emisión de bonos que, en lo que llevamos de año, ha ascendido a 19.697 millones de euros. Vale la pena mostrar el gráfico de situación de la deuda de las principales empresas para observar como la financiación alternativa está ganando un importante peso en su estructura:

Estructura deuda empresas

Otra frase concluyente que encontramos en el artículo es “[…]Por tanto las empresas han dejado de ser esclavas de la banca […].

El mercado de capitales también ha sido clave en 2014 para las empresas españolas de donde, hasta el mes de octubre, han obtenido 20.218 millones de euros (ver noticia) entre salidas a bolsa y ampliaciones de capital. “Hasta septiembre, el mercado español había registrado 98 operaciones por un valor agregado de 15.184 millones. Asimismo, el MAB registró 33 ampliaciones, por las que captaron 515 millones. Esto, sumado a los 2.906 millones de las OPS (en octubre, noviembre y diciembre se ha elevado a 2.918 millones) implica que en nueve meses el mercado de valores español proporcionó financiación a las empresas en forma de capital por un volumen de 18.605 millones. Al cierre de octubre, como se ha mencionado, la cifra se ha disparado hasta los 20.218 millones”.

El mercado, con todas sus imperfecciones, se está erigiendo en el pulmón de las PYMES que tanta falta les hace. Veamos, gracias al informe realizado por MABIA a cierre del primer semestre de 2014 la evolución de la financiación obtenida por las empresas que cotizan en este mercado que, sumadas a las ampliaciones habidas en los últimos meses del año, harán que el presente curso se cierre como el más exitoso en cuanto a financiación para las compañías. ¡Quién lo iba a decir!

Financiación PYMES vía MAB

Obviamente, todo es fácil cuando la empresa tiene cierto tamaño y difícil para la gran mayoría que ni alcanzan los 2 millones de facturación que es gran parte del tejido empresarial español.

El MAB no debe plantearse, en modo alguno, como un fin sino más bien como un medio. Es el paso lógico intermedio entre el private equity y el acceso al continuo.

Dando continuidad al post “La empresa familiar: value premium“, y desde mi punto de vista, este mercado debiera atraer, sobre todo, a las empresas familiares. ¿Por qué? Por varios motivos y todos aportan valor al inversor. Empezaremos por el final, por la cotización. Según el estudio, El “family premium” en la empresa cotizada europea, elaborado conjuntamente por IE Business School y Banca March, la empresa familiar, a largo plazo (como debe ser toda inversión en el capital de una empresa), bate al índice y aporta mayor rentabilidad que una empresa no familiar. En España, claro ejemplo, Inditex.

Índice vs EF vs ENF

Del mismo modo, en términos de riesgo, la empresa familiar también parece mejor opción:

Riesgo

No obstante, cabe avisar, que la liquidez de las acciones no es la misma que en las empresas cotizadas no familiares ya que, como señala el estudio, ya que el volumen medio negociado por las familiares es muy inferior al de aquellas (1.633 mill. € al año por empresa en media frente a los 6.736 para la ENF). (Similar al MAB en este punto).

A aquellos que quieran invertir en una empresa (familiar o no) les recomiendo la lectura del estudio citado más arriba y que observe los datos en los que se han fijado los autores del mismo para observar las compañías. Es una buena guía.

Según el Instituto de la Empresa Familiar, el 85% de las empresas de nuestro país son familiares y representan el 70% del PIB español y del empleo privado. Parece lógico que el MAB debe representar un reclamo. La paradoja está que, según se desprende del II Barómetro Europeo de la Empresa Familiar elaborado por KPMG, sólo el 7% de las empresas familiares españolas consideran atractiva la opción del mercado de capitales como alternativa para conseguir la financiación necesaria. Muy curioso si recordamos los más de 20 mil millones conseguidos por las empresas en 2014 y, más aún, si tenemos también en cuenta el gran valor y recorrido que aporta la empresa familiar cuando cotiza.

Convendrán conmigo que si tan sólo el 7% de tan amplio segmento ven al mercado de capitales como la vía factible es claro síntoma que algo hemos hecho mal los actores del sector y que cabe recapacitar. Veamos los principales sistemas de financiación escogidos:

Financiación Empresa Familiar

Finalmente, la empresa familiar tiene los mismos objetivos que cualquier inversor: mantener el patrimonio y lograr su pervivencia. Además, sus empresarios están comprometidos con su legado (la transmisión de la empresa a las siguientes generaciones) y con la sociedad, entre otros.

Así que nos toca a empresarios y a profesionales del sector dar un paso adelante en aras de aportar calidad a la sociedad. No se trata de más leyes y sí de (mejor) observancia. Estamos en el buen camino y los buenas herramientas deben defenderse y hacerse eficientes. Nos debemos fracasar, reconocerlo, aprender, levantarnos y triunfar.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: