Anuncios

Inversión privada: situación

Patriotism we teach, but we talk more about armies and wars, politics and government, than we do about the millions of business, large and small, that are the key to our prosperity and our strength as a nation. Without investors to provide the money to start new companies grow bigger, become more efficient, and pay higher wages, the world as we know it would collapse and there’d be no jobs for anybody and the United States would be out of luck” –  extracto del prefacio del libro de Peter Lynch que lleva por título Learn to earn.

En la opción de dejar todo en manos del Estado no existe ni el derecho a elegir ni la posibilidad de solicitar la  devolución de nuestro capital si no nos gusta el destino para el que han empleado nuestro dinero. Está claro  que, en la situación actual, la generación de empleo es crucial para nuestra economía y nuestro capital desempeña un papel fundamental.

Dejemos de poner nuestra suerte, la de nuestras familias, amigos, vecinos, en suma de la sociedad, en manos de los distintos gobiernos con planes a 4 años (o menos) y apostemos decididamente por nosotros definiendo el modelo de Estado que queremos tanto para la nuestra como, aún más importante, las futuras generaciones.

El momento actual es propicio para contribuir de manera directa a general recursos para nuestra sociedad. Con los tipos de interés del Tesoro Público en negativo (ver noticia) y sin inflación (cuesta eliminar de la conversación en finanzas a uno de los grandes parámetros en los que nos fijamos para saber si la rentabilidad obtenida por la inversión ha sido o no buena ya que si aquélla resultaba superior el retorno de la inversión era pérdida de capacidad adquisitiva) la oportunidad para el ahorro es única.

No debemos destinarlo a impulsar el crédito y con ello el negocio de los mismos para el resultado ya conocido y vivido sino que debemos ponerlo nuestro dinero a producir. Los préstamos es dinero que se va y tenemos que conseguir que nuestro dinero produzca más dinero. Destinarlo a invertir en nuestro tejido empresarial dotará al mismo de más recursos que se transformará, entre otros, en más empleos y más sueldos a pagar. Eso sí es un círculo virtuoso y sólo depende de nosotros. Hago mías las palabras que leí en  una columna firmada por Fernando del Pino Calvo- Sotelo en Expansión que concluía con la siguiente frase: “Me pregunto si también habremos perdido la necesaria capacidad de sacrificio y la voluntad de responsabilizarnos de nuestras propias vidas“.

Sirva a modo de ejemplo los datos facilitados por Telefónica al respecto de su aceleradora que ha impulsado a 500 empresas (start-ups) que han generado 5.000 empleos (ver noticia). Por este motivo, no resultan extrañas las afirmaciones como las realizadas por Eric Schmidt, presidente de Google, al señalar que “el 75% de los nuevos empleos en España -continuó- van a venir de la mano de las startups. El futuro de este país pasa por la mano del conocimiento, y para eso necesitamos un espacio para la innovación” (leer noticia).

Este periodo de crisis ha propiciado que inversores y empresas se encuentren sin intermediarios de por medio y esto ha contribuido directamente a que haya más información y formación al respecto de la inversión privada. Seguro que en su entorno tendrán a algún emprendedor o empresario. Les invito a que les pregunten si han obtenido financiación privada para su empresa, en qué fase y que han conseguido con ello. Si además se dan una vuelta por las redes sociales observarán que muchos de los empresarios son hoy mentores de emprendedores y que, a su vez, muchos de éstos hacen lo propio una vez han conseguido desarrollar su idea y convertirla en empresa.

La transferencia de conocimientos es la base para el cambio de modelo. Como he señalado antes, este momento es único.

Si bien la ascendencia de la inversión en las empresas aún no está en los niveles que debiera ni en términos de PIB:

Investmens as GDP

Ni en términos de la representatividad que el capital privado debiera tener. Tal y como observaremos en el siguiente gráfico, el Estado es hoy el principal acreedor o accionista:

Funds raised by region and investor type

¿No es preferible que cada uno de nosotros decidamos en qué empresa o empresas invertir? De este modo, tanto los posibles beneficios que hayan nos generarán riqueza que podremos reinvertir en otros propósitos y, en términos fiscales, podremos gozar de las deducciones que la inversión privada tiene si se hace en start-ups o en empresas que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil. Es decir, que al posible rédito financiero le hemos de añadir el fiscal. Eso sí, antes de invertir está el ejercicio obligado de conocer, estudiar y entender la compañía o el conjunto de las mismas a las que decidamos acompañar financieramente.

Acercándonos a nuestro país veamos que, al menos en cuanto a empresas tecnológicas se refiere, la situación es diferente ya que son los Business Angels los que lideran, en lo que llevamos de año, la aportación de recursos a las empresas:

Tipo de Inversor a FEB 2015

A colación de lo anterior, cabe señalar la evolución del apetito inversor en el siguiente gráfico en el que muestra la evolución del porcentaje de la población de 18-64 años que ha invertido en negocios de terceras personas en los últimos tres años en España durante el periodo 2005-2014:

Evolución porcentaje de personas que han invertido en negocios de terceros

Hoy la inversión privada y colectiva ha alcanzado un nuevo hito en nuestro país. La inversión privada colectiva no es más que la asociación de capitales con el fin de invertirlos conjuntamente en uno o varios empréstitos. Obviamente si somos más, el capital es mayor y, por lo tanto, podemos invertir en más de una empresa y utilizar diferentes herramientas.

Han hecho falta las redes sociales para entender el funcionamiento de las SICAV’s de la manera adecuada y no a través de la demagógica sentencia que es un vehículo de gestión para los ricos. Como siempre defendemos, la naturaleza de los objetos es una. Que algunos se sirvan de la mala praxis y otros la consientan no significa que las SICAV’s no sean vehículos adecuados para toda tipología de inversores.

Así, felicito a los 500 partícipes (¿o serán todos los ricos unidos?) que ha logrado Smart Social Sicav por la asociación, por definir diferentes modelos de gestión y por el paso que han dado (ver noticia).

Decidamos qué papel desempeñar: espectadores o promotores del cambio. ¿Votamos y esperamos o invertimos y avanzamos?

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: