Anuncios

Las SICAVS y el país de las alcachofas

La clemencia de los príncipes a menudo no es más que política para ganarse el afecto de los pueblos.” – François de la Rochefoucauld

En la página 28 del diario Expansión de hoy podemos leer las principales conclusiones del III Encuentro de Banca Privada – Expansión que, sin duda alguna, merece el debido eco. Y, créanme, tiene mucho que ver con el titular del presente artículo.

Estos encuentros tienen como objetivo analizar los “nuevos escenarios de inversión en Banca Privada y Gestión de Patrimonios” y, en esta ocasión, profundizaron sobre la transformación que va a sufrir este sector debido a la nueva regulación MiFID II en la que priman la transparencia y el asesoramiento frente a la comercialización de productos (a esto es a lo que llaman revolución como verán a continuación).

Lo que se avecina en los próximos años es una revolución en el sector de la banca privada, no una evolución. La transparencia es el principio, el cliente debe saber qué es lo que puede esperar de tí y cuánto le va a costar“. Pero hay una gran problema “hay un desafío en mantener la personalización del servicio apoyándose en la tecnología y en los nuevos conceptos de asesoramiento. El cliente está poco acostumbrado a pagar por el asesoramiento y, al final, no le va a quedar más remedio que hacerlo“. Y vuelta al deporte nacional, la culpa y la responsabilidad siempre es de terceros.

¿Y si comienzan por explicar a los clientes con fondos de inversión las comisiones reales que generan sus carteras más allá de la tarifa plana? ¿Y si explican qué hacen con esos ingresos en la gran banca? Ya puestos, ¿y si explican la verdad de las llamadas comisiones cero bien descritas ahora con ejemplos ce vasallaje claro como el 1, 2,3? Verán como entonces sí el cliente se da cuenta que realmente sí que estaba, y mucho, acostumbrado al pago por el asesoramiento recibido. El debate posterior será sobre la calidad del mismo y, ahí es verdad, es todo un desafío.

Será por eso que se anuncia un posible retraso en la aplicación de esa nueva regulación MiFID II debido, principalmente, a la prohibición de las retrocesiones y su impacto sobre la arquitectura abierta y el asesoramiento independiente, y el cálculo de la liquidez de los instrumentos de renta fija (ver artículo). Hay que ver cómo se protege el lobby y la fuerza que tienen. Es mejor lograr una prórroga que adoptar ya una buena praxis. Primero nos ordenamos nosotros y luego protegemos al cliente.

Que de paso aprovechen para resolver el desaguisado que han provocado, por su buen asesoramiento, con las SICAVS al convertir uno de los mejores vehículos de inversión que tenemos en este país en objeto de debate nacional y en elemento de determinación de la intención de voto. Ya inmersos en (otra) campaña electoral las alcachofas se vuelven locas por encontrar al político de turno que responda al aire, y de manera social (no la verdad sino lo que creen que queremos oír) lo que piensan acerca de las preguntas que se les hacen. Nada de pensar. Nada de invitar a entender las cosas ni a la reflexión. Nada de ocuparse de impulsar el ahorro a largo plazo ni de dar soluciones viables (y no los planes de pensiones ni el plan 5) a la jubilación. Eso ni es relevante ni da votos.

La última de las medidas publicadas para evitar el llamado efecto mariachi consiste en establecer una participación mínima del 0,55% en el capital de estos vehículos. La idea no es mala. La pena es que nuestro sector parece que sólo puede tener buena praxis a golpe de norma. ¿Qué son los mariachis? Lo dejo aparte porque la acepción que en Expansión dan no tiene desperdicio: así reciben dicha acepción aquellos inversores comparsas de los que se sirven en ocasiones las grandes fortunas para cumplir con el requisito (otra norma y tampoco sirve) de los 100 accionistas que la ley exige para estas sociedades de inversión. De nuevo, la culpa es de los clientes. La banca privada, los asesores,  sólo cumplen el mandato del cliente. Pues sí que estamos listos.

¿Y la CNMV? No se da por aludida. Bueno, hasta ahora. Seguro que después de un margen temporal prudencial comenzarán a llover sanciones a entidades por permitir la figura de los mariachis (propongo acuñar otra acepción que nada tenga que ver con el extraordinario género musical tradicional mejicano) en la constitución de las SICAVS cuando, a buen seguro, están al corriente de todo). Lo de este organismo merece capítulo aparte.

Por lo demás, las SICAVS tienen el mismo tratamiento de los fondos de inversión tanto para el impuesto de sociedades como para los de renta y patrimonio.

Anhelo tiempos en que la políticos tenían mayor compromiso con la verdad. Espero y deseo que aquellos que quieran acabar con las SICAVS tengan antes la iniciativa por conocer qué son, cómo funcionan y quienes las hacen servir. Para su sorpresa verán que muchos de sus accionistas son minoritarios que tienen su patrimonio en este tipo de vehículos desde hace mucho tiempo. No pueden errar el tiro ni unos ni otros. El deber por estar informados nos pertenece a cada uno de nosotros pues es nuestra única salvaguarda para la tranquilidad futura.

Espero que alguno se focalice en lo que importa: preparar a la sociedad para los retos que ya nos plantea el siglo XXI y los que le queda por plantear. Muchas cosas hemos vivido ya en muchos sectores y, en especial, en el financiero como para incidir ya en una reforma del sistema educativo que no entienda de legislaturas y sí en preparar como es debido a nuestras generaciones en valores, en idiomas, en competitividad, en tecnología, en… porque nuestra realidad es la que sigue y esto sí merece reflexión y dedicación:

Porcentaje de población entre 25-34 años que no han alcanzado educación superior

Los que ahora hondean la bandera del cliente son los principales responsables de la sobre regulación. Cuanto antes entre en práctica la MiFID mejor para todos. Aunque no hay mejor ejercicio que aquel que nace de la propia exigencia. Exijan. Son los clientes.


Imagen de Vadim Georgiev 

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: