Anuncios

Finserv: la evolución de los servicios financieros

Especially in technology, we need revolutionary change, not incremental change“. – Larry Page, CEO de Alphabet Inc.

Como bien señalan en Wikipedia, fintech viene de la contracción de las palabras inglesas finance y technology. Engloba a los servicios o empresas del sector financiero que aprovechan las tecnologías más modernas para crear productos innovadores. En este sentido, ¿es la digitalización de los servicios financieros una innovación? Sensu stricto sí pues la Real Academia Española (RAE) define como innovación la creación o modificación de un producto, y su introducción en un mercado. Pero, desde mi humilde punto de vista, no.

Cierto es que para que la revolución fintech sea posible hace falta que los servicios bancarios más tradicionales y habituales, aquellos que realizamos en cualesquiera oficina bancaria o cajeros, evolucionen hacia la movilidad. Pero eso es una mera evolución natural derivadas, como es lógico y habitual, de las necesidades de los consumidores bancarios: no queremos desplazarnos, no queremos hacer colas, no queremos esperar, y,queremos hacer la transacción de forma sencilla y ágil, entre otras. Es en este punto en que la movilidad y, en especial la que proporcionan los smartphones, deviene la cómplice necesaria.

En una sociedad hiperconectada la desconexión no puede venir porque tenga que ir a buscar efectivo ni porque la oficina esté a punto de cerrar. Precisamos seguir conectados e interactuar desde dónde estemos y desde el dispositivo que prefiramos. Por eso, la digitalización por la banca de sus servicios financieros es la mejor vía para la adopción de la tecnología por parte del cliente, de nosotros, y ha de ser así para que de su repetición en el uso se constituya el hábito. Indispensable para la adopción de cualquier novedad tecnológica.

Todo lo anterior queda muy claro en la actual campaña publicitaria que BBVA está realizando en los distintos medios y cuyo principal mensaje es el siguiente: “Tú móvil puede hacer esto y lo sabías: pagar, firmar, gestor, tarjeta, la revolución de las pequeñas cosas”.

La revolución de las pequeñas cosas es, al final, la evolución de la oficina hacia la aplicación móvil cuyo gran pilar es que tu gestor, no el de la oficina, te atiende y da respuestas a través de las mismas. Pero, en el fondo, ¿todo esto soluciona algo? Que pueda realizar la aportación a mi plan de pensiones a través de la app, ¿soluciona algo? ¿o es una consecuencia lógica de la digitalización? (cierto, además mantiene la bonificación, que, dicho sea de paso, ¿soluciona algo?). Soluciona dos grandes características que hasta ahora justificaban la existencia y proliferación de las oficinas (que veremos reducidas de forma drástica no tanto por causa de la digitalización y sí por las nuevas fusiones entre entidades) como son: comodidad y proximidad. Pero nada más. Insisto, no es ninguna revolución y si una lógica evolución que puede ser el primer paso hacia algo más y que en este caso lleva nombre y apellidos: la revolución fintech.

Permitan que retome lo que he comentado en otras ocasiones, dicha revolución no estará protagonizada por la banca en modo alguno por mucho ruido que ahora hagan al respecto. Dos motivos: el principal porque su centro nunca ha sido el cliente y sí lo es, como usuario, para las empresas tecnológicas por ejemplo. No en vano la banca siempre tenido nuestros datos, siempre ha podido conocer por nuestros gastos nuestros sueños e ilusiones, conoce nuestro estado civil y si tenemos hijos o no. ¿Han hecho algo al respecto? ¿O sólo nos han colocado más planes, más vajillas y más seguros?

El segundo de los motivos y es consecuencia del primero, en el mundo del ahorro y la inversión por ejemplo, ¿se imaginan a su gestor de BBVA recomendándoles como idóneo para su perfil un producto de Banco Santander? Yo tampoco. Y, sin duda alguna, el big data facilitará esas decisiones ajustándolas a nuestros perfiles de riesgo, nuestros objetivos financieros y nuestro ciclo vital.

Me interesa que veamos la rápida adopción del finserv en su modalidad de monedero electrónico a través de unos cuantos números. Antes de acometerlo creo conveniente ver el mercado actual de los smartphones pues, como he señalado más arriba, son cómplices necesarios para que la adopción del finserv sea posible. De este modo, y según la International Data Corporation (IDC) el número de unidades de estos dispositivos en el mercado incrementará este año en un 9,4% llegando hasta las 1,43 billones de unidas y la tendencia predicen que sea la siguiente:

Mercado smartphones

Ahora sí toca señalar dónde estamos en cuanto a transacciones realizadas. Sin efectivo. Según el informe World Payments Report 2015 elaborado conjuntamente por Cap Gemini y el Royal Bank of Scotland la evolución hasta 2013 ha sido la siguiente:

Número transacciones no cash por regiones

Siendo los medios de pago más habituales, en todas las regiones, las tarjetas:

Medios de pago por regiones

En cuanto a las tarjetas, que son el principal medio de pago en Europa, 2014 cerró con 1’5 billones expedidas que se utilizaron para realizar pagos por importe de 2’9 millones de euros. Gracias a la nueva modalidad contactless (el pago sin contacto y acercando el chip de nuestra tarjeta al tpv del comercio o servicio) ha elevado el números de tarjetas tal y como podemos ver en el cuadro siguiente:

Número tarjetas contactless en Europa-en-millones

Para ver si el uso de los móviles como plataforma de pago tiene o no aceptación acudiremos a una de las economías con mayor número de población y, por lo tanto, de consumidores como es la China, así:

Pagos móvil en China

La tendencia futura mundial a favor de los ewallet queda clara en el informe elaborado por Worldpay:

Qué método de pago será el más popular

En donde también señalan que para EMEA (Europa, Oriente Próximo y África) su crecimiento será más lenta ya que las tarjetas continuarán siendo el medio preferido de pago:

Tendencias de pago EMEA

Como podemos ver la operativa digital es una realidad que ha venido para quedarse. Más allá de las estadísticas detengámonos a pensar cómo y cuándo realizamos nuestra operativa bancaria y cuánto ocurre a través de dispositivos móviles y cuánta presencial. Pero son sólo evoluciones pues ¿ha cambiado algo la relación con su dinero? ¿Les informan y previenen sobre la mejor manera de alcanzar una meta? ¿Les informan o previenen sobre el 100% de sus posiciones y la idoneidad (efectiva) de las mismas con respecto a su aversión al riesgo y sus objetivos vitales? ¿Les permiten compartir sus objetivos con parejas y amigos con intereses en los mismos? ¿Les permiten mejores prácticas de ahorro? ¿Les advierten de sobre tipo de sus intereses en los préstamos que tienen con respecto al interés real en el mercado?

La tecnología aplicada a esas y otras cuestiones es la que realmente traerá la revolución al sector financiero y ya hacen bien en la banca en animarse a dar respuesta al fenómeno fintech (ver artículo página 14 diario Expansión en su edición del sábado 12 de diciembre de 2015). Ojalá lo consigan pero tengo serias dudas. Debieran cambiar primero el modelo opaco de comisiones y retrocesiones al transparente de la facturación,  contribuir en la defensa del cliente y en la búsqueda constante por la aportación de valor en lugar de promover la demora en la puesta en práctica de la MiFID. Sí coincido en la afirmación realizada por Jacobo Díaz, director general de productos e innovación de Bankinter, en que “la normativa va a llegar hasta donde pueda y el resto se va a desintermediar“.

Sigamos la evolución finserv esperando la revolución fintech.

Imagen de la entrada: Tyler Olson

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: