Anuncios

Cuánto quieren a tipos cero

Investors cannot make money when money yields nothing” – Bill Gross en su boletín mensual de abril de 2016

¿Cuánto quieren a tipos cero? ¿Cómo queremos que comprando bonos con rentabilidades negativas nuestro patrimonio sume?

El nivel de intervencionismo (en todas sus expresiones posibles: política monetaria, regulación, etcétera) en los mercados es tal que pronosticar un cambio parece una ilusión más que un plan de actuación.

Como bien señala Pedro Swartz en su artículo “El BCE, a la desesperada” “Lo muy peligroso de la actual política de intereses nulos o negativos es el daño que suponen para el libre funcionamiento de los mercados. Desincentivan gravemente el ahorro, sobre todo el canalizado a través de los fondos de pensiones y los seguros de vida. Incentivan el endeudamiento de los Estados, autonomías y ayuntamientos, con grave peligro de impago. Reducen los márgenes de operación de la banca, ya maltrecha por las nuevas regulaciones que la fuerzan a recapitalizarse en el peor momento. Y fomentan las burbujas en los mercados de la vivienda y la Bolsa, porque el valor de los activos a largo plazo y los tipos de interés están inversamente relacionados. ¿No lo sabían? Pues otra sorpresa.”

Así que el camino que nos espera es no sólo difícil sino también, y sobretodo, desconocido. En esta legislatura ya perdida en la que, no sé si por fortuna o no, aún no tenemos Gobierno, España tendrá que hacer un ajuste fiscal de 23.000 millones de euros para poder cumplir con el Plan de Estabilidad. Sea quien sea quien esté ya sabemos a qué recurrirá: a más deuda, más Estado y más impuestos.

La deuda es una droga muy potente y si te la dan a tipos cero o negativos es como darle gasolina a un pirómano y dejarlo en un bosque. Un auténtico drama: presente y futuro. La tentación actual por el dinero fácil parece justificar las prisas de unos por entrar en el Gobierno y de otros por no salir. Lo que sí es cierto es que este dinero fácil y gratis imposibilita políticas de largo plazo y hace que centren la atención en el corto plazo.

Si tanto preocupamos la “gente” que establezcan ya un plan fiscal de largo plazo que incentive el ahorro y la inversión (sin condicionarlo a productos bancarios) y que contenga estímulos para empresarios para la creación del empleo y la inversión en innovación.

Incluso Mario Draghi en una de sus intervenciones en el mes de marzo reclamó como necesarias reformas estructurales principalmente dirigidas para incrementar la demanda, inversiones públicas, impuestos más bajos, e incluso lo más importante, es necesaria claridad sobre el futuro de la unión económica y monetaria (este último punto es crucial) para que la recuperación sea posible. Tal y como señalé en otro post, los Gobiernos no han hecho sus deberes y a los bancos centrales les urge que lo hagan.

Cuando las tasa reales son negativas, el dinero se convierte en basura. Los tipos reales negativos actúan como un impuesto sobre el ahorro. […] Y en efecto, se trata de un impuesto de los banqueros centrales (¡no electos!) sobre ese dinero que has ganado con esfuerzo y duro trabajo” – Extracto del libro Código Rojo

En el ahorro y la inversión el camino se llama volatilidad y el largo plazo se define a una semana vista. La distorsión de precios es absoluta y es muy difícil creerse los niveles de la tasa libre de riesgo (normalmente es el bono a 10 años de.. ¿España? Mejor Alemania). La mayoría de bonos soberanos tienen rentabilidades inferiores al 1% (y el 30% están en negativo). Así que el drama es, perdón por la redundancia, soberano.

Vivimos en un mundo de represión financiera en el que es mejor ser consciente que la liquidez es un activo a tener en cuenta que asumir riesgos que en otras circunstancias no incurriríamos.

Bonos soberanos

En el gráfico podemos observar las consecuencias que las políticas monetarias de los distintos bancos centrales han provocado con sus bajadas de tipos y sus intervenciones en el mercado drenándoles liquidez mediante sus programas expansivos. Clara evidencia que la represión financiera existe.

Tal y como señala Bill Gross: “los inversores no pueden hacer dinero cuando el dinero retorna nada”. Lo demás es ruido.


Imagen de ximagination

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

0 comments On Cuánto quieren a tipos cero

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: