Anuncios

Panamá y competencia fiscal

Confiar nuestro dinero al gobierno es como confiar nuestro canario a un gato hambriento“. – Hans Sennholz

A este paso los clientes van a acercarse al sector financiero acompañados de abogados y de notarios pues están más desprotegidos que nunca en el momento de mayor regulación de la historia.

Las noticias sobre Ausbanc, la llamada Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios, son completamente desalentadoras y negativas. Es una auténtica lástima comprobar como el impuesto revolucionario no sólo es propio de terroristas y que las malas prácticas son tan comunes y aceptadas en nuestro territorio. Uno no puede más que preguntarse por qué la banca aceptaba tales extorsiones y no denunciaba a la Asociación. La respuesta también se presume lógica. ¿Qué les dirían desde la Asociación a los clientes que denunciaban cuando el denunciado era una entidad que pagaba el impuesto?

Salvando las distancias (sobre todo económicas), la lástima es que estas maneras de actuar son más comunes de lo que nos imaginamos. Por ejemplo, en el sector de la restauración, existen realidades como bloggers que se acercan a restauradores y les amenazan con: “O me regalas la comida o te pongo a parir en internet” (ver artículo completo). Y ni se inmutan por ello (los bloggers, claro).

Las anomalías están siendo demasiadas y no me refiero a los llamados “Papeles de Panamá”: perseguir origen ilícitos de dinero debe hacerse en todos las sociedades pero no hace falta irse a Panamá para ello. En nuestro país la economía sumergida representa el 22% del PIB (ver artículo): lo cual significa que hay ciudadanos que, por el motivo que sea, han hecho de España su paraíso fiscal y que, si les preguntamos, en muchos casos argumentarán que el nivel impositivo es demasiado alto. Eso sí a señalar al prójimo por ser tan sinvergüenza de irse a Panamá. Y juicio público gratuito si encima se trata de un famoso.

Insisto, los negocios ilícitos y el blanqueo de dinero que originan deben perseguirse y eliminarse: no sólo a quienes son los propietarios de los mismo sino a quienes trabajan para ellos y a las entidades financieras o no que les ayudan a que ese dinero o se oculte o entre en circulación. Cero clemencia.

Al fraude fiscal, no obstante, se le persigue con competencia fiscal. La represión fiscal, las actitudes confiscatorias de nuestros Gobiernos tienen estas consecuencias. En el país del Lazarillo de Tormes la solidaridad va a barriadas.

Cristina Berechet, jefe de Investigación del Think Tank Civismo (a cuyos boletines recomiendo que se suscriban), ha publicado un nuevo e interesante estudio bajo el título “El castigo fiscal a las familias españolas” en cuyo prefacio ya podemos leer lo siguiente: “El envejecimiento de la pirámide demográfica ha animado el debate sobre la importancia de aprobar políticas públicas enfocadas a favorecer la natalidad. Los impuestos juegan un rol importante en esta cuestión, ya que una mayor carga tributaria redunda en una reducción de la renta disponible de los hogares, lo que complica la sostenibilidad financiera de las familias”. Así, y para ilustrarlo, muestra como las políticas fiscales de nuestro país son las que más penalizan a las familias con hijos y así puede verse en la siguiente tabla:

Ahorro fiscal para los contribuyentes con dos hijos a cargo

La diferencia de carga fiscal entre tener o tener hijos en España es que la carga fiscal para quienes tenemos descendencia se sitúa en un tipo efectivo del 34,43%. En Irlanda, como bien destaca el estudio, el tipo impositivo resulta negativo: -18,85% lo cual quiere decir que no solamente no se pagan tributos directos (en términos netos), sino que se reciben transferencias
fiscales en forma de bonificaciones. Ahora todos a perseguir a Irlanda. En lugar, de reclamar menos confiscación persigamos a los otros. Nuestro dinero en manos del Estado en lugar de las nuestras fomentado su estar bien para perjudicar nuestro bienestar.

Robert Lucas, premio Nobel de Economía en 1995, en una maravillosa entrevista concedida a Martí Saballs, director general adjunto de Expansión, afirmó lo siguiente: “Veo problemas en el sistema de pensiones y las prejubilaciones, en las dificultades para crear negocios, en la burocracia…¿Qué está ocurriendo? Quizás a los europeos les gusta el sistema del bienestar tan grande que tienen y lo prefieren a cambio de tener menor PIB per cápita que en Estados Unidos. Yo prefiero mejor el sistema estadounidense, donde se valora más la capacidad de asumir riesgos. Obviamente, no queremos que haya personas que se mueran en la calle. Alguien, de alguna forma, tiene que ayudarlos.” (entrevista completa en este artículo).

Volviendo al estudio también los padres y las madres solteras de nuestro país con dos hijos cargos salen malparados. Así, para una renta media de 26.162 euros, el tipo impositivo real de la fiscalidad directa es del 34,43%. En comparación, en Holanda (11,61%), Dinamarca (9,09%), Luxemburgo (5,85%) y Reino Unido (5,65%). En Irlanda, de nuevo, estamos ante un impuesto negativo: el sueldo bruto, de 23.092euros, se traduce en una retribución neta de 30.396 euros una vez se aplica un tipo efectivo real del -18,85%. Hay incentivos para la natalidad. Aquí los hay para ir al chiringuito.

Cómo no podía ser de otro modo, la competencia fiscal sí la tenemos entre Comunidades Autónomas. En nuestro país uno puede escoger dónde le conviene más vivir, tener familiar, montar una empresa y morir. Todo es cuestión de organización. Como bien indican en las conclusiones del estudio es necesario que tanto el gobierno estatal como los autonómicos contribuyan a mejorar la renta disponible en manos de los individuos y las familias otrora crear riqueza y dinamizar la economía así como fomentar la natalidad se convierten en auténticas utopías dejando al país en una situación muy débil en términos de futuro y de prosperidad.

El tratamiento de los hijos en el IRPF según CCAA

Si bien entraré en otro momento a comentarlo, concluiré haciendo alusión a la nueva publicación del Índice de Libertad Económica elaborado por The Heritage Foundation y del que también se hacen eco en el Think Tank Civismo. Según este informe, España figura en el puesto 43 con una puntuación de 68,5 que según sus tablas equivale a “moderadamente libre”.

Así, y poniéndolo en relación con la renta disponible, tiene como una de sus consecuencias que, a igual poder adquisitivo, el PIB per cápita sea sustancialmente menor.

Libertad económica y prosperidad

Si una mayor libertad económica conlleva mayores y mejores: crecimiento económico, ingresos per cápita, atención médica, educación, protección del medio ambiente, reducción de la pobreza y bienestar en general ¿por qué en nuestro país abrazamos el proteccionismo y castigamos al individuo? ¿A qué tenemos miedo?

Imagen de la entrada: Brian Jackson

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: