Anuncios

Mab, en búsqueda de capital

Everyone has the brainpower to follow the stock market. If you made it through fifth-grade math, you can do it.” – Peter Lynch

A pesar de los pasos dados por el regulador, el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) no acaba de despegar. Como hace tiempo renuncié a culpar a terceros del deambular propio tampoco aludiré al no interés de los principales grupos bancarios para justificar el poco apego que tiene el MAB en nuestro territorio.

Cierto que la banca pueda ver en el MAB a un competidor puesto que el objetivo de éste es el de financiar proyectos empresariales con planes de negocio válidos y con elevado potencial de crecimiento. Recordemos el llamado plan Phoenix “sindicado” por la gran banca y ya tratado en “Proyecto Phoenix: refinanciados“.

Pero esta circunstancia no va a variar y quienes lo concibieron ya sabían a qué competidor se enfrentaban. El MAB es un mercado muy necesario para el tejido empresarial de nuestro país y para ayudar a preservar el sector industrial. Basta que se den una vuelta por las empresas y hablen con sus equipos y competidores para que puedan apreciar el valor que tienen muchos de los negocios que contribuyen a crear riqueza en nuestro país.

Es el lugar perfecto para que confluya el capital privado que busca ideas de inversión nuevas y las empresas que precisan capital para poder acometer inversiones y operaciones corporativas.

Cierto que es un mercado en crecimiento y que el análisis previa inversión requiere mucho más que el ejercicio habitual de leer titulares y dejarse llevar por conversaciones de bares pero si se hacen los deberes puede detectarse valor en algunas compañías que en dicho mercado cotizan. Nunca pueden pesar más del 10%-20% en el portfolio de un inversor así como dicho porcentaje no debe estar concentrado en una única empresa.

Desafortunadamente son sólo algunas porque el MAB ha permitido la entrada a cotizar a empresas con negocios que no existían y con facturaciones que no eran. Responsabilidad absoluta del regulador.

El mercado ha cumplido 10 años de existencia y, desafortunadamente, no ha acabado de calar entre los inversores. Responsabilidad compartida por el regulador y por las empresas que cotizan en este mercado.

Con tipos a cero, inyecciones monetarias masivas por parte de los distintos bancos centrales, con sobrevaloración de activos y con la volatilidad como su principal consecuencia y como el único factor a gestionar, el MAB estaba llamado a ser la gran alternativa en parte de las carteras de riesgo. Pero no se ha sabido aprovechar. Afortunadamente, aún están a tiempo pues las políticas no ortodoxas de los bancos centrales van a perdurar un poco más.

Una de las medidas más importantes para que el MAB cobre fuerza era, sin duda alguna, el de repartir más las responsabilidades. Así, desde la aprobación del nuevo reglamento a finales de 2015, una de las figuras clave ha cobrado mayor fuerza descargando trabajo del regulador quien así puede centrarse en sus quehaceres.

Esta figura es la del asesor registrado. ¿Quiénes son?

Bolsas y Mercados Españoles (BME), operador de todos los mercados de valores y sistemas financieros de nuestro país, en su web dedicada al Mercado Alternativo Bursátil (MAB) define a los asesores registrados como profesionales especializados que valoran la idoneidad de las empresas para incorporarse al MaB y, una vez incorporadas, las acompañan y asisten durante su permanencia en el mercado.

La figura es obligada pues, tal y como añaden en la definición, cada empresa debe tener designado en todo momento un Asesor Registrado.

Las funciones que tienen asignadas los asesores registrados son tres, también literales, a saber:

  • Asistencia: Comprueban y asisten a la compañía en el cumplimiento de los requisitos de incorporación, en particular, colaboran en la elaboración del Documento Informativo de Incorporación al MaB
  • Acompañamiento: Revisan la información presentada por la compañía en el momento de su incorporación y posteriormente, ayudan a la empresa a que cumpla con los requisitos de información, tanto en lo que se refiere a la información financiera periódica, cómo a la comunicación puntual de hechos relevantes.
  • Reporting: Están disponibles ante el MaB para atender sus preguntas sobre el emisor, su actividad, cumplimiento, etc.

De las funciones mencionadas, los asesores registrados sólo se ocupaban, previa a la entrada en vigor del reglamento, quien se limitaba a asesorar a las empresas en su proceso de incorporación al MAB. Además de las funciones antes descritas, también se les ha atribuido nuevas a relativas a evitar conflictos de intereses. Así, no podrán pertenecer al mismo grupo que la compañía a la que estén asesorando y deberán indicar cualquier vínculo que pudiera existir entre sus empleados y los de la compañía.

Para reforzar la transparencia e intentar asegurar la buena imagen financiera de la empresa, las compañías que quieran cotizar en el MAB deben presentar una due diligence, esto es, una auditoría fiscal y financiera que puede realizarla cualquier despacho profesional y no tiene por qué coincidir con el asesor registrado (más trabajo y más vías de especialización).

A partir del próximo mes de junio, las compañías que cotizan en el MAB deberán contar con un auditor para entidades de interés público quienes, según la Ley de Auditoría, entre otras, darán a conocer a través de sus páginas de internet un informe anual de transparencia en los tres meses siguientes a la finalización del ejercicio económico.

Perfecto. Más control, más regulación y, sobre todo, más costes para las empresas del MAB. Todo un excelente ejercicio burocrático (puede que necesario).

La única gran noticia son las atribuciones de los asesores registrados pues son quienes, por su ejercicio profesional, mejor conocen a las empresas y más pueden hacer por que el número de las compañías que hoy cotizan en el MAB aumente.

Por lo demás, continuamos esperando a las que ya cotizan en el MAB. Más comunicación con el inversor para que el precio de cotización de algunas se alinee con la valoración que tienen. El mercado precisa más inversores y más dinero. Sólo las empresas del MAB pueden atraerlos.

La oportunidad hoy es que algunas de las empresas cotizan hoy por debajo de su precio real. Hace falta descubrirlas. ¿Se apuntan?

Imagen de la entrada Chookiat Kaewjaroen

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: