Anuncios

El método Montecarlo

La planificación a largo plazo no se ocupa de las decisiones futuras sino del futuro con las decisiones actuales” – Peter Drucker

Por método Montecarlo no reconocemos una nueva manera de convertir la capital monegasca en el nuevo Panamá sino una fórmula un tanto compleja de valoración que ayuda a saber si la planificación financiera que seguimos es o no la adecuada.

Esta tarde he asistido a una sesión magistral impartida por Alfonso Roa que me ha permitido reforzar los lazos con mi profesión, esto es: planificación financiera, gestión del riesgo y uso de la tecnología. Las tres cuentan con numerosos artículos en este blog y con una defensa férrea por nuestra parte de la obligación de mantenernos firmes al respecto.

La planificación financiera es vital: no hay que caer en la trampa del titular de la prensa especializada y mantenernos enfocados al objetivo (sean uno o varios) que hayamos determinado con el cliente mediante la conversión de sus necesidades en objetivos financieros, así mismo esta planificación pasa después por el otras fases que tienen una importancia mayúscula para alcanzar la consecución de tales objetivos. Para enumerarlas recuperaré un gráfico que hice hace tiempo a tal efecto:

Etapas planificación financiera

En cuanto a los objetivos, definan los suyos. Utilicen si quieren escenarios extremos para definirlos mejor: “qué haría si me tocara la lotería”, “si ahora tuviera tantos años qué me gustaría haber hecho en mi vida”,… y añádanle los dos que siempre les propongo: fondo de emergencia, por si sucede algún acontecimiento que nos impida continuar generando ingresos, y la jubilación porque o ahorramos o seguiremos trabajando para poder afrontar nuestro futuro a partir de los 65, 67 o 69 años con buenas garantías.

Conocer, observar y atender al nivel de riesgo es paso obligado posterior a la planificación y previo a la determinación de las estrategias para alcanzar las metas.

La obligación de quienes asesoramos es concienciar a los formar, informar y concienciar a los clientes de lo que significa su perfil para poder mantener el equilibrio en sus inversiones y para evitar querer asumir más riesgos cuando los titulares de la prensa nos inviten a ello.

Como bien nos ha recordado hoy Alfonso Roa y, como pueden leer en su artículo “La gestión del riesgo en los clientes de banca privada“, “Los clientes tienen diferentes objetivos asociados a distintos horizontes temporales de inversión. Un escenario a largo plazo es necesario a la hora de establecer un asesoramiento inicial. Un análisis cuantitativo -prosigue- como es el método de Montecarlo nos permitiría responder de forma dinámica a preguntas como: ¿cuál será la probabilidad de que el cliente alcance su objetivo, dada una determinada estrategia de inversión?, ¿cuál es su máxima pérdida en relación a su objetivo?, y ¿qué estrategia de inversión es la que mejor encaja con su perfil?“.

Nuestro trabajo no es justificarnos en el mercado ni en las circunstancias, a los clientes lo que les preocupa es no perder su dinero y poder alcanzar aquellas objetivos que nos han confiado y que hemos transformado en metas financieras. El resto, como dice mi amigo Kike, “no me cuentes”.

Hemos de salir del dato y cuidar la esencia que es la planificación financiera y el largo plazo. Esa es la auténtica disrupción en nuestro sistema financiero tan cortoplacista y en nuestra sociedad a la que hemos de transmitir mejor y mayor educación financiera.

En cuanto a la tecnología, fintech va a aportar muchas posibilidades y en el terreno de la planificación me reconforta el haber ideado, junto a Ignacio Mayol, la aplicación Wishasapp que dará primera respuesta a esto.

Este camino no puede hacerse sólo. El asesor perfecto del futuro, quienes me conocen saben que hace mucho que hablo de ello, está formado por un equipo con diferentes especializaciones pues la fiscalidad, por ejemplo, también debe observarse y juega un papel importante en toda planificación.

Y no se equivoquen, la planificación es necesaria en todos los patrimonios, más aún en los que están por construir.

Imagen de la entrada: gajus

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: