Anuncios

La muerte del largo plazo

No confíe usted en aquellos que han encontrado ya la verdad; confíe solamente en quienes siguen buscándola” – André Kostolany

Andrew Lapthorne, jefe de análisis cuantitativo en Societe Generale, en una nota enviada a sus clientes el pasado lunes, afirmó que la inversión a largo plazo, tal y como la conocíamos hasta ahora, está muriendo.

Para argumentarlo pone de ejemplo una cartera compuesta un 50% por un índice global como es el MSCI Global, 40% por bonos gubernamentales, 5% bonos corporativos y 5% cash con una inversión inicial de 100.000$. Desde su punto de vista, para los inversores a largo plazo (aquellos que quieren ahorrar un dinero para su jubilación) la situación es grave. Y no le falta razón.

Como hemos venido indicando en distintos artículos, el poder que se han atribuido los bancos centrales con sus políticas nada ortodoxas de intervención en los mercados mediante suma de sus políticas de tipos cero y sus programas continuos de masiva compra de deuda han dejado en situación de coma técnico a los mercados. Si a esto le añadimos la inanición de los gobiernos con sus políticas fiscales el cóctel da como resultado todo lo que estamos viviendo.

Los ahorradores de hoy se ven obligados a asumir posiciones de mayor riesgo para obtener rendimientos e intentar mantener su patrimonio.

En su misiva, Lapthorne afirma: “Si usted invirtiera hoy con un horizonte de 20 años, su retorno, después de gastos, sería de $21.800 (rendimiento de hoy en una cartera equilibrada está en 199 puntos básicos a los que hay que restar 100 puntos básicos de gastos) frente a los $60.000 que hubiera ganado si hubiese realizado la inversión 10 años antes y los $ 150,000 si lo hubiera hecho 30 años antes. Por supuesto, que las tasas de inflación son hoy mucho más bajas de lo que eran hace 30 años, así como los costes de negociación y de gestión. Pero no se puede negar la conclusión obvia: los que tienen grandes pasivos nominales van a tener que buscar dinero“.

Lapthorne acompaña sus palabras con el siguiente gráfico:

Inversión largo plazo

El reto para aquellos que quieran ahorrar para la jubilación es mayúsculo. Así para conseguir el capital apartar el capital deseado deberán o trabajar más años de los previstos o, como he señalado anteriormente, asumir más riesgos en sus inversiones.

La situación ha cambiado. La observancia pasiva de la inversión es un lujo que hoy no nos podemos permitir. Máxime si sólo invertimos una vez. Aquellos que estén invirtiendo en el largo plazo periodificando su inversión puede que consigan sonreír mejor que aquellos que ahorran según lo expuesto por Andrew Lapthorne.

 Lo que no podemos negar, y menos después de observar el gráfico, es que la tendencia en el largo plazo ha cambiado, y que, por lo tanto, nuestra manera de acercarnos al mercado también debe cambiar. Nuestra actitud debe ser más activa. Nuestra cartera más diversificada no sólo en activos sino también en tipologías de inversión pues esta etapa en la que estamos puede aún durar mucho tiempo con tipos anormalmente bajos (y primas de riesgo no tensionadas a pesar de cuantos riesgos apreciamos por la televisión) y precios irreales de las acciones.

No es mala época, es una época de cambios y de asentar nuevos paradigmas. También en la inversión.

Imagen de la entrada: snapgalleria

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

0 comments On La muerte del largo plazo

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: