Anuncios

Pensiones: la tormenta perfecta

La edad es solo un número, una cifra. Una persona no puede retirar su experiencia. Debe usarla”. – Bernard Baruch

La tormenta perfecta. Con estas palabras se refirió Ángel Gurría, secretario general de la OCDE, a la situación actual de la pensiones tanto públicas como privadas en la presentación del estudio sobre las mismas que han elaborado en dicho organismo.

En su discurso, citó los desafíos cruciales simultáneas los que se enfrenta el sistema (desafíos ya tratados en este blog en los artículos dedicados a la jubilación). Así, esto son: el envejecimiento de la población; las consecuencias de la crisis financiera y económica; el entorno actual de bajo crecimiento económico y bajos rendimientos, particularmente en los activos de renta fija.

Para el sr. Gurría Estos desafíos no son independientes. Afirma que “el envejecimiento de nuestras poblaciones es un factor plausible detrás de la pérdida de dinamismo en las economías de la OCDE durante las últimas décadas que se ha visto agravado por la crisis y sus secuelas. Estos dos factores, junto con la respuesta de la política monetaria al lento crecimiento y a la inflación por debajo de su objetivo, se reflejan en los actuales niveles bajos de los tipos de interés reales, lo que ha deprimido el rendimiento de los activos en los planes de pensiones. En conjunto, estos factores representan algo así como una “tormenta perfecta” tanto para los sistemas de pensiones privados como públicos”.

Y continua desgranando las implicaciones para cada uno de ellos: “Para el sector privado, la solvencia de muchos regímenes de prestaciones definidas está siendo severamente subrayada por la combinación de ganancias inesperadas de longevidad, bajas tasas de descuento y lento crecimiento, lo que afecta a las rentabilidades de las acciones. Y los bajos rendimientos significan que los ingresos de jubilación de los regímenes de cotizaciones definidas corren el riesgo de quedar muy por debajo de las expectativas, debilitando la confianza en las pensiones privadas”.

Para el sector público, “los gobiernos, el lento crecimiento económico crea problemas fiscales en los sistemas de reparto, ya que los ingresos no se mantienen al ritmo del crecimiento de las obligaciones de pensiones, mientras que en los sistemas financiados los bajos retornos y el aumento de la longevidad pueden dejar las promesas de pensiones insuficientemente financiadas. Es posible que los gobiernos también se sientan obligados a intervenir para garantizar ingresos de jubilación adecuados para quienes dependen de los beneficios de los regímenes privados de contribución definida, lo que implicaría una mayor presión fiscal”.

Al respecto de la fiscalidad, afirma que una conclusión clave del estudio es que “en 20 países de la OCDE, los beneficios fiscales como proporción de los ingresos del ahorrador aumentan con los ingresos y luego disminuyen a partir de cierto nivel de ingresos. En 10 países los individuos de altos ingresos disfrutan realmente de los mayores ahorros fiscales (como parte de los ingresos) para los planes seleccionados, generalmente porque no hay límite en la deducción de impuestos de las contribuciones”.

En nuestro sistema actual de pensiones, el tratamiento es el diferimiento, esto es, uno se deduce hoy la aportación al plan de pensiones y, en el momento del rescate, cuanto te jubilas, tributas por el íntegro (ya no cuento el 40% de deducción si lo rescatas en forma de capital por la fecha de caducidad que esta medida tiene) y como rendimiento del trabajo (lo cual es una barbaridad). Así que nuestro sistema tiene dos inconvenientes: el dirigismo político (sólo sirve el plan de pensiones) y la no deducibilidad (debería bonificarse fiscalmente el ahorro a largo plazo). Convendría a nuestros gobernantes escuchar más las recomendaciones de determinados organismos.

Al respecto de los ingresos, Ángel Gurría prosigue con la siguiente afirmación “habida cuenta de las crecientes desigualdades en materia de ingresos -incluidas las personas de edad avanzada- y de la necesidad de fomentar el ahorro para la jubilación entre los grupos de ingresos bajos y medios, los gobiernos deben revisar sus regímenes fiscales para orientarlos más eficazmente y garantizar una distribución más justa de los beneficios fiscales. En particular, el uso de subvenciones a tanto alzado y las contribuciones de contrapartida pueden ayudar a orientar la asistencia hacia las personas de bajos ingresos”.

Asegura que “muchos países han acelerado el ritmo de las reformas de las pensiones para salvaguardar la sostenibilidad fiscal, como el aumento de la edad legal de jubilación y la vinculación de diversos parámetros del sistema con futuras mejoras en la esperanza de vida”.

Concluyó afirmando que “el desafío del envejecimiento y las pensiones que enfrentamos es una de las características definitorias de este milenio. Pero también es una solución que puede resolverse con soluciones políticas efectivas como las presentadas en este informe”. Así que anima a los gobiernos “a continuar su trabajo para diseñar, desarrollar y ofrecer mejores políticas de pensiones para una vida mejor”.

En otra ocasión, entraré en el estudio al que me refería al principio. Creo suficientes las palabras del secretario general de la OCDE para reflexionar y actuar al respecto de nuestra situación futura. No perdamos el tiempo esperando soluciones políticas. Ellos sí gozarán de una buena jubilación y, en muchos casos, anticipada. Y, creanme, no creo que les cedan parte de su pensión para que nosotros vivamos mejor.

Imagen de es.123rf.com

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: