Anuncios

La escasez de recursos naturales

Hace más de 48 horas del llamado “Día del Exceso de la Tierra”, es decir, del día en que dejamos de consumir los recursos que nos tocan y comenzamos a hacer uso de aquellos que pertenecen al futuro. En palabras de la organización no gubernamental WWF “hemos agotado el presupuesto ecológico de la Tierra y, durante el resto de 2017, estaremos viviendo a costa de los recursos de las futuras generaciones”.

De este modo, y a partir del pasado martes 2 de agosto, todo el dióxido de carbono que produzcamos, los peces que consumamos o los árboles que talemos, ni la atmósfera, ni los océanos ni los bosques no los podrán reponer. Estamos consumiendo y contaminando más rápido de lo que la naturaleza puede volver a crear y limpiar en un año. Lo cual es un auténtico drama.

Para contextualizar mejor la honomástica. En 2016 este día se ubicaba el 8 de agosto. Hace 10 años, en septiembre. Podemos observarlo mejor en el siguiente gráfico elaborado por  la organización Global Footprint Network encargada de cuantificar la denominada huella ecológica sobre la que trataré en el apartado siguiente.

Evolución del Día del Exceso de la Tierra - Global Footprint Network

La huella ecológica

Empecemos por el concepto: la huella ecológica mide la extensión del área biológicamente productiva necesaria para suministrar recursos y absorber residuos. Considera seis categorías de demandas: huella de las tierras de cultivo, de las tierras de pastoreo, de las zonas de pesca, la huella forestal, la huella del suelo urbanizado y la huella de carbono (fuente: WWF).

Así, la huella ecológica calcula la cantidad de tierra y océanos necesarios para aportar los recursos que requiere una persona, ya sea comida, cobijo o transporte, y toma en cuenta las emisiones de dióxido de carbono que esto conlleva.

Obviamente, el exceso de consumo es el que está poniendo en serio riesgo la misma y el que acelera el agotamiento de los recursos. Según los expertos, si a nivel global seguimos consumiendo al ritmo que lo hacemos ahora, necesitaremos 1,7 planetas como la Tierra para satisfacer nuestras demandas. El precio de este déficit ecológico es cada vez más evidente: deforestación, sequías prolongadas, escasez de agua potable, erosión del suelo, agotamiento de la pesca, pérdida de biodiversidad, contaminación de los océanos y, especialmente, el cambio climático.

Algunos datos sobre la huella ecológica: el 60% se debe al carbono que tiene que absorber la atmósfera por nuestras emisiones y la comida, por ejemplo, representa un 26%. Si queréis calcular la vuestra podéis hacerlo gracias a la calculadora desarrollada por Global Footprint Network: calcula tu huella ecológica

La huella ecológica en España

En España la situación de dicha huella es preocupante. Como podemos observar en el gráfico estamos en claro déficit ecológico y gran parte es debida a la quema que hacemos de los combustibles fósiles, especialmente, el carbón.

La huella ecológica en España - Global Footprint Network

Recientemente, en nuestro país, hemos sabido que la falta de agua embalsada ha obligado al sistema eléctrico a tirar de las centrales térmicas de carbón, lo que ha provocado que las emisiones de CO2 aumenten más del 50 % en lo que va de año y que el problema se agrave.

La huella ecológica por explotación de recursos

El dióxido de carbono y la situación en España

Como he señalado en párrafos anteriores, la acumulación de dióxido de carbono en la atmósfera es uno de las consecuencias más directas del déficit ecológico. Algunos datos cifran que cada segundo se emiten 1.143 toneladas de CO2. Según la Netherlands Environmental Assessment Agency, en 2015 todos los países del mundo emitieron más de 36 millones de gigagramos de CO2 a la atmósfera y, la Agencia Internacional de Energía ha advertido que las emisiones aumentarán en nada menos que un 130% de aquí a 2.050. El problema es serio y urge una participación de todos.

En 2015, España fue responsable de emitir 262.683 kilo toneladas de CO2 (5,7 toneladas per cápita), lo que representa un 0,73 % del porcentaje mundial. En 2016, según datos de Eurostat, mientras el promedio de la UE descendía en las emisiones un 0,6 %, nuestro país lo incrementaba en un 1,6 % debido, principalmente, a la quema de combustibles fósiles, lo que sitúa a nuestro país en el sexto puesto de la UE en el cómputo de emisiones de CO2 por este concepto, ya que abarca un 7,7% del total. Nos preceden Alemania (22,9 %), Reino Unido (11,7 %), Italia (10,1 %), Francia (9,8 %) y Polonia (9,2 %).

Nuestro gobierno, lejos de estar por la labor de combatir esto, ha solicitado a la Unión Europea (UE) poder contaminar por encima de los límites establecidos. Así lo denunció la Oficina Europea del Medio Ambiente (EEB) en una misiva que hizo llegar Karmenu Vella y en el que también denunciaban a otros 8 países. En dicha misiva adjuntaron un informe en el que recordaban la pasividad del Gobierno de España en el caso Volkswagen al no penalizar al grupo automovolístico por  el uso de dispositivos ilegales de los que se sirvieron para burlar el control de las emisiones. A este particular, señala la EEB que “España emitió homologaciones a los vehículos que circulaban por sus carreteras y no tomó medidas correctivas contra las discrepancias entre lo comprobado en el laboratorio y las emisiones en la carretera”.

Depende de nosotros

Como siempre, cualquier cambio que queramos en nuestra sociedad, promovámoslo nosotros pues está claro que los que están en las bancadas del Congreso no están por la labor del interés común.

Podremos o no creer lo de los recursos naturales. Igual que con la jubilación y las pensiones, pero no podemos negar que estamos advertidos. Mejor será que tomemos las riendas.

Hay un importante avance físico que contribuirá a la calidad del aire y que analizaré en uno de los siguientes artículos.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: