Anuncios

La nueva ruta de la seda

Ése es el gran secreto de la Ruta de la Seda. Dar trabajo a bajo precio para los desplazados por la cuarta revolución industrial. – Manu Garayoa

Hace unos meses Xi Jinping, presidente de China, inauguró el Foro de Cooperación de las Nuevas Rutas de la Seda. Si bien el proyecto nació en 2013, el presidente aprovechó el acto no sólo para presentarlo, sino también para invitar a los países a que se unan a su proyecto tanto en lo financiero como a través de empresas de construcción.

El acto congregó a 29 jefes de Estado, incluidos los presidentes de Rusia (Vladímir Putin), Turquía (Recep Tayyip Erdogan) o España (Mariano Rajoy), y 1200 delegados de más de cien países.

Cinturón y Ruta

Bautizado como “Cinturón y Ruta” es, sin duda, el proyecto del siglo tal y como lo definió el mismo presidente de China. El objetivo del mismo es integrar Eurasia con una inversión sin precedentes en infraestructuras tanto por tierra como por mar. El proyecto parte de la reconstrucción de la antigua ruta de la seda y propone la creación de una ruta marítima paralela.

65 países se han unido a la iniciativa. Representan a unos cuatro mil quinientos millones de personas. Como bien señala Joseph S.Nye, “la ambiciosa iniciativa china llevaría autopistas, vías férreas, oleoductos, gasoductos, puertos y centrales de energía a países pobres que los necesitan con urgencia. También alentaría a las empresas chinas a aumentar sus inversiones en puertos y ferrocarriles europeos. La “franja” incluiría una vasta red de autopistas y enlaces ferroviarios a través de Asia central; la parte de la “ruta” se refiere a una serie de corredores marítimos y puertos entre Asia y Europa“.

Todo ello, en palabras de Xi Jinping, para conseguir “unir su país con otros“.

Financiación y empleo

Para llevarlo a cabo Xi anunció una inyección adicional de casi 70.000 millones de dólares (14.500 millones procederán del Gobierno chino y 55.000 millones de préstamos de dos bancos nacionales) que se suman a los 40.000 millones ya aportados por China a través del instrumento creado al efecto denominado Fondo Ruta de la Seda, así como al capital del Banco Asiático de Inversión en Infraestructuras (BAII).

El presidente chino quiere que este plan reporte beneficios globales y que sea la gran baza para la integración económica mundial. Gran aviso para aquellos que hoy buscan cerrar el mundo, construir muros y enfatizar las diferencias entre los territorios.

El ya bautizado como nuevo “Plan Marshall” atraerá en los próximos años no sólo financiación (de la que China reconoce que, como impulsora, debe ser la que más aporta) sino también mucho empleo.

En la era de la automatización y el debate de los robots, este plan puede contribuir a hacer frente al reto del desempleo que puede crear la nueva revolución digital.

En su magnífico artículo, mi amigo J.M. Garayoa, recordaba las palabras de Justin Yifu Lin, ex vicepresidente del Banco Mundial y decano honorario de la Escuela Nacional de Desarrollo de la Universidad de Pekín: “Los países de ingresos más bajos -aquellos que se vinculan mediante la Ruta de la Seda- y que en su mayoría tienen un PIB per capita que es menos de la mitad de China, se tornan cada vez más atractivos. Al tener una infraestructura mejorada, estos países estarán en mejor posición para absorber la migración de las industrias de gran densidad de mano de obra de China“.

Así, en la zona cubierta por la Ruta de la Seda  estará asegurado el empleo de salarios bajos. Los movimientos migratorios serán importantes.

Primeros problemas del proyecto

En un artículo publicado por el Financial Times (FT) salían a la luz algunos de los primeros problemas que está teniendo el proyecto, a saber:

  • La inversión se redujo en 2016 (de ahí el llamamiento de este año Xi Jinping)
  • Cada semana, cinco trenes llenos de cargamento salen de Chongqing hacia Alemania, pero sólo un tren lleno regresa
  • Transportar bienes por vía terrestre de China a Europa sigue siendo el doble de caro que hacerlo por mar

El FT advertía en su artículo del riesgo de que hayan proyectos que terminen convertidos en “elefantes blancos” y dejen un tendal de deudas y préstamos impagos, o que al atravesar tantas fronteras soberanas generen un caos en materia de seguridad.

Xi Jinping en el foro también afirmó que “La Historia es la mejor maestra”, para afirmar que la economía mundial “necesita nuevos motores” de crecimiento. La Historia también nos has enseñado donde lleva el crecimiento en base a deuda.

La certeza hoy, a pesar de las lecciones de la crisis, es que nuestras economías dependen aún excesivamente de la liquidez y del apalancamiento. Como señala el economista Mohamed A. El-Erian “todavía tienen que hacer suficientes inversiones en infraestructura, educación y capital humano en términos más generales”.

“Cinturón y Ruta” parece una buena oportunidad. Sobre todo, por que más allá de eso no hay noticias de nada.

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

Deja un comentario

Site Footer

Sliding Sidebar

Sobre mí

Sobre mí

Un nido de paradojas y contradicciones: soy un abogado atraído por el mundo financiero, un hombre de acción al que le gusta pensar y escribir, alguien dedicado al mundo del dinero pese a saber que lo que importan son las personas, un hombre de paz que no deja de dar guerra. Me apasionan mi familia, mis amigos, la vida, los debates y el vino. Y si todo esto coincide en un mismo lugar, éste se transforma en el paraíso.

En redes sociales

Para suscribirse al blog

design·branding·digitalmkt

Facebook Page

A %d blogueros les gusta esto: